Cientos de miles de brasileños salieron a las calles de la ciudad más grande de Sudamérica para celebrar el orgullo gay y hacer un exhorto a terminar con la homofobia.

Gays, lesbianas, bisexuales y simpatizantes participaron en el 16to desfile anual del orgullo gay sobre la céntrica avenida Paulista. Muchos acudieron ataviados con disfraces extravagantes y bailaron al ritmo de la música proveniente de más de una decena de camiones con equipo de sonido.

Los organizadores dijeron que pronosticaban que más de tres millones de personas participaran en el desfile del domingo, el cual — dicen — es uno de los más grandes del mundo en su tipo.

La prensa local reportó que unos 2.400 oficiales de policía y guardias de seguridad vigilan el evento. No se han reportado incidentes graves.