MEXICO — Miles de personas se manifestaron el domingo en las calles de la capital mexicana y gritaron consignas en contra del antiguo régimen horas antes de que se realice el último debate oficial entre los candidatos a la presidencia del país.

Enrique Peña Nieto encabeza las encuestas de intención de voto, lo cual significaría que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó de manera continua por 71 años hasta el 2000, regresaría al poder. Sin embargo, el candidato izquierdista, Andrés Manuel López Obrador, representante del Partido de la Revolución Democrática, ha tenido un repunte en los sondeos.

Los cerca de 20.000 participantes en las protestas efectuadas en el centro de la Ciudad de México gritaron consignas como "¡Ni un voto al PRI!" y "Fuera Peña". En tanto, medios locales reportaron otras marchas en ciudades como Monterrey, Veracruz y la ciudad sede del debate, Guadalajara, las cuales también se pronunciaron en contra del candidato puntero.

El segundo y último debate oficial se realiza 21 días antes de las elecciones del 1 de julio.

López Obrador, ubicado hasta hace unas semanas en un tercer lugar de las preferencias, ha logrado acercarse a Peña Nieto, quien aún mantiene una amplia preferencia según las encuestas.

El candidato del PRI llega al debate con una ventaja de 13 puntos sobre López Obrador, de acuerdo con diversas casas encuestadoras. La candidata oficialista Josefina Vázquez Mota se ubica alrededor de cuatro puntos detrás de López Obrador.

Los partidos de Peña Nieto y Vázquez Mota difundieron esta semana mensajes de propaganda en los que atacaban al candidato izquierdista. Lo calificaron de autoritario, violento y de ser un político que "no cree en la democracia".

Antes de su repunte en las encuestas, el enfoque de los mensajes del partido oficialista (Acción Nacional o PAN) era recordar a los 80 millones de electores el pasado del PRI, manchado de corrupción y una serie de crisis económicas. Ahora, PAN y PRI han elegido esforzarse en traer a la memoria imágenes de 2006, cuando López Obrador perdió la presidencia por medio punto porcentual, rechazó los resultados y paralizó la ciudad capitalina con numerosas protestas meses después.

"Creo que el centro del debate será López Obrador. Tanto Peña Nieto como Vázquez Mota tendrán que dirigirse a cuestionarlo", dijo el analista político Jesús Silva-Herzog Márquez a The Associated Press el domingo.

En el primer debate de mayo, el blanco del ataque fue Peña Nieto y sus supuestas relaciones con políticos acusados de corrupción. En ese momento lo acusaron de manipular estadísticas cuando fue gobernador del Estado de México.

Algunos analistas creen que lo que ha cerrado la brecha entre Peña Nieto y López Obrador son las protestas estudiantiles, en las que miles de estudiantes rechazan el regreso del PRI y reclaman que la cobertura de los medios mexicanos ha favorecido a su candidato.

Una encuesta del 31 de mayo del periódico Reforma reveló que López Obrador estaba a solo tres puntos del candidato puntero.

Días después salieron a la luz los mensajes contra el candidato izquierdista, lo que lo llevó a decir que una guerra sucia había comenzado.

____________

Adriana Gómez Licón está en Twitter como: http://twitter.com/agomezlicon

___

Mark Stevenson contribuyó a este despacho.