Justin Wilson fue el sorpresivo ganador el sábado del Gran Premio de Texas de la serie IndyCar, luego que el puntero Graham Rahal chocase en una caótica carrera que vio la salida de varios contendientes.

Rahal tomó el control de la carrera rebasando a Ryan Briscoe a 28 vueltas del final. El veterano piloto se alejó del pelotón y parecía encaminado a su primer triunfo desde el 2008, pero su auto chocó con el muro cuando salía de la cuarta curva.

Rahal regresó a la pista y siguió en contienda, pero más lento, y Wilson rebasó a dos vueltas del final. El inglés se alejó de Rahal para salir de una racha que le había visto irse 46 carreras sin victoria que había comenzado en el 2009.

Rahal tuvo que conformarse con el segundo puesto, su mejor final en la campaña y el mejor de su vida en Texas. El resultado dio a Honda los dos primeros puestos.

Briscoe, de Chevrolet, fue tercero.

El piloto brasileño Helio Casroneves terminó séptimo, y sus compatriotas Tonu Kanaan y Rubens Barrichello 11 y 24 . El español Oriol Servia fue 20 .