El principal grupo opositor de Siria en el exilio, el Consejo Nacional Sirio, eligió a un disidente curdo como su nuevo líder en una reunión en Turquía.

Una declaración emitida por el Consejo dijo el domingo que Abdulbaset Sieda fue elegido unánimemente el sábado en una reunión en Estambul que duró hasta las primeras horas del domingo.

Sieda sucede al líder de la oposición liberal Burhan Ghaliun, que había ofrecido renunciar luego de fuertes críticas a su gestión. Ghalium había presidido el Consejo desde que fue formado en agosto.

Varios disidentes sirios prominentes han renunciado al grupo, diciendo que es una organización "autocrática" que no es mejor que el régimen autoritario del presidente Bashar Assad.

Se quejaron además de que el grupo está dominado por islamistas, incluyendo la fundamentalista Hermandad Musulmana.

La oposición siria se ha visto plagada por luchas internas y desorganización desde el comienzo de la rebelión contra Assad hace 15 meses, obstaculizando los esfuerzos de occidente para ayudar a la oposición.

Sieda, de 56 años, es un miembro secular de la minoría curda siria. Vive en el exilio en Suecia. Es considerado una figura neutral, de consenso y ha dicho que su prioridad va a ser expandir el Consejo para incluir más figuras opositoras, particularmente de minorías religiosas sirias.

Su elección al puesto de jefe del consejo pudiera ser parte de un esfuerzo para atraer a la considerable minoría curda, que mayormente se ha mantenido al margen del alzamiento. La comunidad generalmente teme que los árabes suníes que dominan la oposición no les confieran mayores derechos que el régimen de Assad.

"Él es un académico. Es además bien conocido, un hombre moderado. No deberíamos decir que él tiene tendencias islámicas o seculares. Él ha sido aprobado y aceptado por todo el mundo", dijo Abdel Hamid Al Attassi, miembro del consejo, sobre Sieda.

Miles de personas han muerto desde el inicio de la sublevación en Siria en marzo del año pasado. El más reciente estimado de la ONU puso la cifra de muertos en 9.000, pero eso fue hasta abril, y el organismo mundial no ha podido actualizarlo. Activistas sirios colocan el total en más de 13.000.