El funcionario estadounidense de más rango que haya visitado Somalia en varios años llegó el domingo a su capital, Mogadiscio, en un nuevo indicio de la mejoría de seguridad en la nación más caótica del Cuerno de Africa.

Johnnie Carson, subsecretario de Estado para asuntos africanos, llegó al aeropuerto capitalino por la mañana, dijo el teniente coronel Paddy Ankunda, portavoz de la fuerza militar de la Unión Africana en Somalia.

Un vocero de la embajada estadounidense en la vecina Kenia dijo que no podía hacer declaraciones, pero Carson tenía previsto hablar en una conferencia de prensa en Nairobi, Kenia, el domingo más tarde.

Fuerzas de la Unión Africana expulsaron de la capital a las milicias islámicas de al-Shabab en agosto, lo que permitió la apertura de los mercados e incluso el florecimiento de las artes por primera vez en años. El secretario general de la ONU visitó Mogadiscio en diciembre, la primera visita del jefe del organismo internacional en casi dos décadas.

Estados Unidos no tiene una embajada en Somalia, aunque funcionarios de la embajada en la vecina Kenia han visitado Somalia en años recientes. La última vez que un funcionario estadounidense de alto rango visitó Somalia fue en 1997, cuando lo hizo el general Anthony Zinni.

Al-Shabab, que apenas hace dos años controlaba la mayor parte de la capital, enfrenta ahora presiones militares por tres frentes. Tropas de la Unión Africana atacaron y tomaron control el mes pasado de Afgoye, un bastión de al-Shabab en las afueras de Mogadiscio. Soldados kenianos están avanzando hacia la ciudad portuaria de Kismayo, en el sur, controlada por esa milicia; y soldados etíopes están presionando a los extremistas en el occidente somalí.