Las exportaciones de China subieron en mayo respecto al mismo mes el año anterior, dijo el gobierno el domingo, aunque es improbable que el incremento alivie las presiones sobre los líderes del país para que reviertan una pronunciada baja económica.

El crecimiento de las exportaciones registró 15,3% respecto a mayo del 2011, comparado con apenas 4,9% en abril, mientras que las importaciones subieron 12,1% sobre bases anuales, comparado con el aumento de 0,3% el mes previo, de acuerdo con datos de aduanas.

El superávit comercial de China aumentó a 18.700 millones de dólares.

Se pronostica que la economía del país — segunda mayor del mundo, después de la de Estados Unidos — va a crecer a su ritmo más lento en un decenio, elevando el riesgo de pérdida de empleos e intranquilidad social. Es un espinoso reto para el gobernante Partido Comunista en momentos en que trata de mantener la calma en el país antes de una transición de poder a líderes más jóvenes.

El gobierno anunció el sábado que en mayo el crecimiento de la producción fabril subió a 9,6%, de 9,3% en abril — la tasa menor desde la crisis del 2008, y mucho menor que los niveles del año pasado.

Beijing rebajó sus tasas de interés esta pasada por primera vez en casi cuatro años, en un nuevo esfuerzo para estimular un crecimiento económico que cayó a 8,1% en el primer trimestre, su nivel más bajo en casi tres años, y que se pronostica caiga aún más.

Los líderes chinos se pasaron dos años restringiendo préstamos e inversiones para impedir un sobrecalentamiento de la economía y una inflación, antes que la caída inesperadamente pronunciada en la demanda global el año pasado les obligase a cambiar de curso.