El primer ministro holandés en funciones, Mark Rutte, respaldó hoy la decisión de España de solicitar ayuda europea para sanear su sector bancario, que podría llegar a los 100.000 millones de euros.

En una entrevista en la televisión holandesa, Rutte indicó que "no había en absoluto otra opción" y expresó su convencimiento de que los mercados reaccionarán con calma tras al paso dado por España.

También se mostró optimista sobre las perspectivas financieras de España, sobre la que aseguró que está en condiciones de devolver el préstamo, ya que "su situación es mucho mejor que la de Grecia".

El mandatario opinó que el problema de España ha sido que "la situación bancaria le sobrepasó, por lo que es bueno que Madrid haya hecho una petición para pedir apoyo financiero".