El secreto de un "thriller" es "transformar lo normal en peligroso", según el escritor Donato Carrisi, quien cree que este genero literario es la "estructura perfecta para contar historias, para llevar al lector del principio al final".

Carrisi acaba de publicar en español "El tribuna de las almas" (Planeta), un libro que trata, sobre todo, del mal y cuyo hilo conductor asegura que "cuando la justicia ya no es posible, solo quedan dos opciones: el perdón o la venganza".

"El tribunal de las almas" sumerge al lector en una compleja historia, con repetidos saltos en el tiempo, pero sin caer en la confusión, ambientada en una Roma lluviosa y desapacible, escenario de numerosos crímenes sin resolver y por la que desfila un nutrido elenco de personajes llenos de aristas.

Abogado especializado en criminología, Carrisi (1973) afronta con esta novela el éxito de su opera prima "Lobos" y a cuyo argumento llegó al pasarle algo "que solo sucede en la vida de los escritores", relata en una entrevista telefónica con Efe.

Entró en contacto con un "cazador oscuro", que colaboraba con la Policía en una investigación y quien le relató "la historia más increíble y extraordinaria" que había oído en su vida.

Aquel hombre, le habló de la Penitenciaria Apostólica y de "los penitenciarios", criminólogos que colaboran con las policías de todo el mundo para resolver delitos. "Es como (la serie) 'Mentes Criminales' pero en el Vaticano", apunta.

Carrisi siempre pensó que el mayor archivo criminal del mundo era el del FBI pero en realidad está en la Penitenciaría Apostólica, el cual se ha creado "con los pecados mortales" y permite "conocer el mal", solo que nunca nadie había escrito nunca un "thriller" sobre este dicasterio.

Y precisamente del mal habla "El tribunal de las Almas".

El mal que "tiene, sobre todo, la cara de la normalidad", y es que, cuando se coge a un asesino "todos tenemos la tentación de decir que es un monstruo", pero olvidamos que se trata de personas que "antes de ser capturadas llevaban, por lo general, una vida normalísima".

Mientras el bien "es tan fácil de reconocer, el mal lo es muy difícil porque se nos parece mucho, o incluso porque nos hace de espejo", considera el autor, para quien "quizás por eso nos interesan más lo malos que los buenos y por eso los 'thriller' tienen tanto éxito".

En "El tribunal de las almas", una mano desconocida da a los familiares de víctimas de delitos no resueltos la posibilidad de vengarse o de perdonar al culpable y las reacciones son de lo más variado, aunque "nuestra naturaleza, afortunadamente, tiende hacia el bien", según Carrisi.

Pero se trata de personajes llenos de dobleces, donde "ninguno es totalmente culpable ni inocente, porque la vida es así. Mis personajes -dice Carrisi- deben servir de espejo para el lector"

Y es que no quiere que este "sea solo un espectador", sino que se sienta "implicado", parte de la trama pero sin ligarse demasiado a ningún personaje. "En mis novelas no existen los héroes", asegura.

Lo que tampoco hay en su libro es violencia, que es "como la pornografía", asegura Carrisi, para quien "es mucho más fuerte crear tensión (...). Yo transformo -subraya- la normalidad en algo peligroso y ese es el secreto".

El autor ha vuelto ya la página de "El tribunal de las almas", publicado hace un año en Italia y donde acaba de salir su nuevo libro "La dona dei fiori de carta" (La mujer de las flores de papel), una novela negra con "una gran historia de amor en el centro" y en el que "no hay ni un solo cadáver".

HASH(0x90f0624)

Por Carmen Rodríguez.