El zaguero Alex De Avila del equipo Universidad Autónoma del Caribe de la segunda división del fútbol colombiano fue asesinado a balazos el domingo, mientras que su compañero Herly Alcázar quedó herido, informó la policía.

De Avila, de 22 años, y Alcázar, delantero de 35, fueron atacados en la madrugada por dos hombres en un bar en la población de Puerto Colombia, a las afueras de Barranquilla en el Caribe colombiano. Ambos jugadores habían tenido un incidente previo con esos hombres, que iban acompañados de tres mujeres, según testigos.

Antes de marcharse, los individuos le advirtieron a De Avila y a Alcázar que regresarían. Volvieron en motocicleta más tarde y les dispararon varias veces.

"En medio de la confusión, todos auxilian a Alcázar que cae herido en un lugar visible, lo trasladan a un centro asistencial, pero a la hora los dueños (del bar) revisan el lugar, encuentran muerto a De Avila en un lado poco iluminado", precisó el matutino El Heraldo de Barranquilla en su página electrónica.

La policía retuvo a un sospechoso pero no entró en detalles.

"Alex De Avila Fontalvo fue asesinado por sicarios que llegaron en moto al sitio en donde el defensor había compartido junto a su esposa, su padre y el delantero Herly Alcázar, también integrante de la nómina de Uniautónoma Fútbol Club", indicó la Universidad en un comunicado.

"En los mismos actos Alcázar recibió cuatro impactos de bala y se encuentra recluido en un centro asistencial del norte de la ciudad (Barranquilla). El estado de salud del atacante universitario es estable y su vida no corre peligro", señaló.

Alcázar fue herido en los brazos y en el costado izquierdo del pecho, indicó el gerente del equipo Gabriel Carrillo.

De Avila y Alcázar habían jugado en el partido que su conjunto ganó 1-0 a Unión Magdalena el sábado. De Avila había convertido un tanto el miércoles en la victoria por 2-0 contra Tuluá.

Alcázar tiene una larga trayectoria y contribuyó a la victoria de Once Caldas ante Boca Juniors de Argentina en la final de la Copa Libertadores de 2004.

El futbolista también pasó por los equipos Cienciano, Sporting Cristal y Universidad San Martín de Perú, O'Higgins, Universidad de Chile, Jaguares de México, Atlético Junior, La Equidad, América de Cali, Millonarios y Bogotá. Esta temporada llegó al conjunto universitario.

El asesinato de De Avila se suma al de Cristian Racero, un mediocampista que jugó con Atlético Junior y el club venezolano Minerven, de dos disparos en el pecho la madrugada del 27 de mayo, también en Barranquilla.