Unos cien tatuadores de Latinoamérica y Norteamérica iniciaron hoy en Bogotá un encuentro internacional que finalizará en tres días con la proclamación de los mejores exponentes del dibujo en el cuerpo humano.

La cita es la sexta de la llamada Convención Internacional de Tatuadores y tiene como escenario el Palacio de los Deportes, coliseo situado en el noroeste de la capital colombiana.

El encuentro, iniciativa del tatuador Alejandro Páez, ofrece en su edición de este año un homenaje a los mitos y leyendas de Colombia a partir de treinta torsos de madera que, como lienzos, fueron intervenidos por igual número de dibujantes.

Páez dijo a Efe que la organización de la cita premiará con una estatuilla al autor del mejor tatuaje del encuentro, al artista revelación, a la mejor obra en color y a la mejor obra en sombras, entre otras categorías.

La estatuilla es la representación de una mano con una máquina de tatuar y una calavera, explicó el responsable del encuentro, que reúne a dibujantes de todos los países latinoamericanos, más algunos de Estados Unidos y Canadá.

Entre los participantes están el argentino Juan Vida, reconocido por su trabajo en blanco y negro, así como el peruano Javier "Jade" Campos, destacado por dibujar en la piel "rostros como si fueran fotografías", y el venezolano Eddy Ávila, pintor e ilustrador conocido por el surrealismo de sus tatuajes.

En la cita bogotana también participa el estadounidense Twig Sparks, considerado una celebridad del tatuaje en su país y en cuya relación de clientes hay artistas del cine, la televisión y el deporte.

Los organizadores esperan la asistencia de unas 15.000 personas a esta versión del encuentro de tatuadores, actividad de la que también se realizan convenciones en otros países de la región, como Argentina, Brasil y Venezuela.