La ausencia por lesión del pura sangre "I'll Have Another" dejó que "Union Rags", montado por el jinete puertorriqueño John Velázquez, ganase el Belmont Stakes, la tercera carrera de la Triple Corona de la temporada hípica de Estados Unidos.

El ejemplar perfectamente montado por Velázquez, que dio toda una exhibición de clase y maestría, hizo posible que "Union Rags", que no llegaba como favorito, fuese el mejor potro y entrase en la meta como gran triunfador.

Velázquez realizó una gran estrategia de carrera, aprovechó al máximo las condiciones del caballo, y por dentro, como sólo saben hacer los buenos jinetes llegó desde atrás para conseguir la victoria.

El Belmont había generado una enorme expectativa en su antesala ante la posibilidad que el jockey mexicano Mario Gutiérrez, de 25 años, y "I'll Have Another" pudieran completar la Triple Corona por primera vez en 34 temporadas.

Pero el pura sangre ganador del Kentucky Derby y Preakness sufrió una lesión de tendinitis en la mano izquierda en los días previos a la carrera y después de correrlo el viernes por la mañana se comprobó que no estaba en condiciones de competir al cien por ciento por lo que decidieron no arriesgar su futuro y lo retiraron de la carrera.

La ausencia de "I'll Have Another" generó cierta frustración antes de la carrera, pero luego en la misma ofreció un gran espectáculo con un emocionante final, en el que una vez más el entrenador Bob Baffert se convirtió en el perdedor al ver como su caballo, en esta ocasión "Paynter", volvió a ser superado cuando estaba cerca de la victoria.

Primero fue la gran revelación y sorpresa "I'll Have Another" el que le robó las victorias en el Kentucky Derby y Preakness, a su caballo "Bodemeister", y ahora surgió "Union Rags" para superar a "Paynter" que fue el que estuvo al frente de la carrera la mayoría del tiempo.

La ausencia de "I'll Have Another" le daba a su caballo la ventaja de poder conseguir la victoria que se le había escapado en las dos carreras anteriores con "Bodemeister", pero tampoco pudo ser.

Belmont debía ser su reivindicación, pero en la milla y media de distancia de la carrera, surgió "Union Rags", que se encargó de brindar las emociones.

Los más de 85.811 espectadores que llenaron las gradas y el recinto del Belmont Park, puestos en pie ovacionaron a los caballos mientras disputaban de una manera cerrada el triunfo de la carrera, en la que "Union Rags" alcanzó al primer lugar en los metros finales.

El entrenador de "Union Rags", Michael Matz, se reivindicó después de ver como su caballo hizo un decepcionante séptimo lugar en el Kentucky Derby y no corrió en el Preakness.

El triunfo también fue otra reivindicación más de la clase de Velázquez, que reemplazó en la monta de "Union Rags" a Julien Leparoux.

"Union Rags" se mantuvo por dentro en medio del grupo hasta que fue tiempo de buscar la delantera.

Velázquez condujo y exigió a "Union Rags" por la parte interior del puntero "Paynter" y no dejó de reducir la ventaja y ganar por un cuello.

Esta es la segunda vez que Velázquez gana el Belmont. La primera fue en 2007 con la potranca "Rags to Riches", lo que permitió al jinete puertorriqueño conseguir tres triunfos en la Triple Corona, ya que se impuso también con "Animal Kingdom" en el Derby de 2011.

"Ha sido una jornada inolvidable y llena de alegría y satisfacción para mí y todos los que creyeron en mí", declaró Velázquez. "El caballo tenía poder y además respondió muy bien cuando le pedí un poco más de esfuerzo".

Antes de la carrera, el jinete mexicano Mario Gutiérrez, que junto a "I'll Have Another", vio esfumarse la posibilidad de hacer historia con la Triple Corona, desfiló con el resto de los participantes en la presentación para luego retirarse.

Gutiérrez, un nativo del estado de Veracruz, que hace cinco semanas, era un desconocido, pasó a ser un jinete que montaba en un hipódromo de Vancouver (Canadá) a uno que llevó al potro alazán a dos victorias espectaculares, que definió en la recta final y desde atrás.

Gutiérrez no pudo conseguir con "I'll Have Another" ser el primer caballo que ganase la Triple Corona desde que lo hizo "Affirmed" en 1978, ni el duodécimo de toda la historia en conseguirlo, pero su nombre ya ha entrado a formar parte de la historia de la hípica de Estados Unidos.