La canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido "solidaridad" con Europa, aunque no "sin contraprestaciones", a las empresas familiares alemanas ante la crisis financiera que afecta a varios países de la zona del euro.

La estabilidad de Europa es para la fortaleza económica de Alemania "absolutamente importante. Por eso debemos ahora mostrar solidaridad, pero no sin contraprestaciones", afirma Merkel en su tradicional videomensaje de los sábados difundido hoy por la Cancillería Federal a través de su página web en internet.

Dedicado en esta ocasión a la "Jornada de las Empresas Familiares Alemanas" que se celebra el viernes próximo y en la que intervendrá la canciller, Merkel comenta que explicará ese día "las intensas reformas adoptadas por España, Portugal y también Italia".

"Estoy profundamente convencida: necesitamos instrumentos a largo plazo seguros y solidarios para defendernos de las especulaciones de los mercados", señala la canciller, quien da "toda la razón" a las empresas familiares que reclaman mayor competitividad en Europa.

Esta "deja aun mucho que desear en algunos países", comenta sin citar alguno Merkel, quien subraya que las empresas familiares alemanas economizan tan bien debido a que han sabido afianzarse en el mercado europeo.

"Sobre el tema Europa hablaré intensamente con las empresas familiares, ya que sobre ello existen algunas diferencias de opinión", comenta la canciller, para la que ese tipo de empresas "tienen una gran, gran importancia" para Alemania.

Las empresas familiares piensan a largo plazo y economizan de manera sostenida, señala Merkel, quien recuerda que "las empresas familiares pertenecen a la clase media y la clase media es la espina dorsal de nuestro desarrollo económico y, precisamente en tiempos de la globalización, mas importantes que nunca".

En cuanto al cambio energético en Alemania con el abandono de la energía nuclear y la apuesta por las renovables, la canciller asegura que su gobierno hace todo lo posible para que los precios de la electricidad se mantengan asequibles.

Merkel expresa finalmente su comprensión hacia la preocupación de las empresas por una subida de precios y reclama que se impliquen en los esfuerzos para desarrollar la red de distribución y el desarrollo de capacidades de almacenamiento eléctrico.