El técnico de la selección de fútbol de Paraguay, Francisco 'Chiqui' Arce, afirmó que es el "principal responsable" de la goleada sufrida hoy ante Bolivia (3-1) en las eliminatorias, pero también aseguró que no renunciará al cargo.

"No voy a renunciar", dijo Arce en una rueda de prensa, al término del partido disputado en La Paz por la sexta jornada de las eliminatorias del Mundial Brasil 2014.

Agregó que sabía que iba a ser "un encuentro duro" porque ambos equipos necesitaban sumar tres puntos y enfatizó su preocupación porque "lastimosamente" no dio frutos el trabajo de entrenamiento y aclimatación realizado en la altitud de La Paz durante 23 días.

"Como el resultado fue malo tenemos que (cargar) con el peso de la responsabilidad y dentro de la estructura, el principal responsable de todo esto soy yo", dijo Arce, al ser consultado sobre cómo explica el fracaso, pese al trabajo de adaptación en la capital boliviana, situada a 3.650 metros sobre el nivel del mar.

Admitió que individualmente tiene preocupaciones "directas" sobre el desempeño del equipo porque no funcionó como lo esperaba y porque "lastimosamente" el trabajo diario realizado y la organización de los entrenamientos "no rinde sus frutos dentro de la cancha".