Los avatares de la economía española han variado de la brusca expansión a la crisis profunda a lo largo del último decenio. Hechos destacados:

NACIMIENTO DEL EURO

— España es uno de los 12 países que lanzaron la moneda única europea en 2002. En la actualidad, es la moneda corriente de 17 países. Por ser miembro de este bloque poderoso, España gozó de los favores de inversionistas que le ofrecieron préstamos a bajo interés.

LA FIEBRE DEL LADRILLO

— El dinero barato provocó un boom de la propiedad en el que constructores y familias se endeudaron fuertemente. Esto generó una expansión económica sin precedentes conocida como el "milagro español". La vigorosa economía del país, la cuarta de la eurozona, capeó la crisis de 2008 ya que los inversores confiaban en la solidez de los prestamistas principales y las cajas de ahorros.

DEL BOOM A LA QUIEBRA

— El colapso de la construcción disparó el desempleo. La tasa saltó de 8,3% en 2007 a 18% en 2009 y en la actualidad llega casi al 25%. La enorme sobreoferta en el sector de la propiedad provocó la caída de los precios, y la burbuja inmobiliaria explotó al derrumbarse la demanda.

SUMERGIDA EN LA CRISIS DE DEUDA DE LA EUROZONA

— A medida que los problemas de Grecia, Irlanda y Portugal agravaban la crisis de deuda soberana de la eurozona, los problemas de España se volvían más agudos. Para 2009, el sector financiero se ahogaba en créditos por 445.000 millones de euros (553.500 millones de dólares) vinculados con el sector de la construcción, donde los valores se habían derrumbado. Resultó que los gobiernos regionales también estaban endeudados al desaparecer los ingresos ligados a nuevas licencias de construcción e impuestos.

ZAPATERO TOMA MEDIDAS

— En 2010, el presidente centroizquierdista José Luis Rodríguez Zapatero elevó la edad de jubilación a 67 años y aumentó los impuestos sobre las ventas para poder controlar la deuda pública y apaciguar a los mercados. Las medidas no frenaron la caída en la recesión, y Zapatero tuvo que convocar a elecciones anticipadas en 2011.

CAMBIOS EN LA CUMBRE

— El conservador Partido Popular liderado por Mariano Rajoy asumió en diciembre de 2011. Rajoy se apresuró a sancionar medidas de austeridad y reformas del sistema financiero, que obligaron a los bancos a provisionar fuertes sumas de dinero para cubrir la cartera crediticia vinculada a la construcción.

ARRASTRADOS POR LA MAREA

— Tras dos recesiones en rápida sucesión, Rajoy ha nacionalizado a ocho bancos en riesgo de quiebra. Pero no ha podido contener la marejada, al agitarse los mercados por los 180.000 millones de euros (223.950 millones de dólares) en préstamos inmobiliarios tóxicos del sector bancario y la salud financiera de la eurozona en general.