Un portavoz del ministerio de Exteriores norcoreano aseguró, a través de un comunicado, que Pyongyang "no está planeando por el momento" la realización un nuevo ensayo nuclear, informó hoy la agencia surcoreana Yonhap.

El anuncio de Pyongyang se produce en un momento en el que la comunidad internacional vigila de cerca al régimen de Kim Jong-un ante la posibilidad de que realice su tercer ensayo nuclear, después de que en abril los servicios de inteligencia surcoreanos detectaran por satélite movimientos sospechosos en una base del país vecino.

"(Corea del Sur) busca alterar los nervios de Corea del Norte en un intento de provocar que conduzcamos una prueba nuclear, pero eso no está planeado por el momento" aseguró el portavoz norcoreano en un despacho emitido por la agencia KCNA.

"Este escenario tiene como objetivo tensar las relaciones entre Corea del Norte y los países que le rodean y crear una atmósfera de presión y sanciones", añadió el comunicado, en el que además volvió a acusar a Seúl de "difamar" a su líder Kim Jong-un durante la reciente celebración de un festival infantil en el país comunista.

Las celebraciones por el 66 aniversario de la fundación de la Unión de Niños Coreanos (UNC), en los que el régimen ha movilizado a unos 20.000 niños de todo el país, fueron criticadas por algunos medios de comunicación surcoreanos, que las han comparado con los actos que los nazis organizaban con las juventudes hitlerianas.

En este sentido, Pyongyang amenazó con realizar un ataque militar contra las sedes en Seúl de algunos medios de comunicación e instó a Corea del Sur a "pedir disculpas y volver a poner la situación bajo control" para evitar un próximo ataque.

Corea del Norte lanzó sin éxito el 13 de abril un cohete de largo alcance, considerado una prueba de misiles encubierta por gran parte de la comunidad internacional, mientras que recientes imágenes han indicado actividad en la base nororiental de Punggye-ri, donde el Norte ya realizó dos pruebas atómicas en 2006 y 2009.