Los asaltos sexuales a mujeres han aumentado en la cairota plaza Tahrir, epicentro de la revolución egipcia, denunciaron hoy varias ONG y partidos, después de que el viernes un grupo de féminas que protestaban por estos abusos fueran asaltadas por una turba de hombres.

"Los casos de asaltos sexuales se han incrementado recientemente y no se puede hablar de simple acoso", aseguró hoy a Efe Salma Nahuqesh, miembro de la organización Nazra para Estudios Feministas, que ha abierto una línea telefónica para recibir denuncias de este tipo.

Según Nahuqesh, "los asaltos son sistemáticos y bien organizados", ya que en la mayoría de los casos es un amplio grupo de hombres el que ataca al mismo tiempo a una mujer.

"Cada vez son más violentos. Las mujeres han sido golpeadas y les han arrancado la ropa", detalló la activista, cuya organización no puede confirmar, sin embargo, que se hayan producido violaciones.

El último ataque contra mujeres se produjo ayer, durante una multitudinaria manifestación en Tahrir contra la sentencia al expresidente Hosni Mubarak y la candidatura a la Presidencia del militar retirado Ahmed Shafiq.

Un grupo de activistas decidió convocar una protesta alternativa para rechazar los recientes asaltos sexuales sufridos por otras mujeres, después de que varias ONG, entre ellas Nazra, denunciasen el jueves el aumento de estos casos en la última semana de protestas.

Las manifestantes, que iban acompañadas también de hombres, fueron asaltadas por una turba que las manoseó y tiró de la ropa, al igual que les ocurrió a al menos otras tres mujeres desde el pasado sábado.

Sobre este caso, la Comisión de la Mujer del Partido Socialdemócrata, cuyos miembros participaron en la protesta, denunció que las activistas sufrieron "acoso y abusos" y expresó su "ira por estos ataques sistemáticos contra las mujeres".

"Nos encontramos con que la plaza Tahrir y sus calles aledañas se han convertido de un símbolo de libertad en un lugar para acosos colectivos", criticó este grupo en un comunicado.

El acoso sexual es una lacra en la sociedad egipcia y, especialmente durante festividades como el Aid al Fitr, que marca el fin del Ramadán, decenas de jóvenes salen a las calles a perseguir y acosar a mujeres como pasatiempo.

Aunque durante los 18 días de la Revolución del 25 de Enero de 2011 se vivió una especie de milagro en el que hombres y mujeres convivieron en Tahrir sin que hubiera problemas reseñables de este tipo, desde entonces se han producido bastantes en esta zona.

No existe una cifra exacta ya que la policía no patrulla la plaza durante las manifestaciones y muchas mujeres prefieren no hacer públicos estos acosos, pero durante este año y medios varias activistas y periodistas han denunciado violentos asaltos en las redes sociales.