Era la pareja de futuro de la selección española y la lesión de Carles Puyol ha provocado que ya sea del presente. Son Sergio Ramos y Gerard Piqué. Dos de los mejores centrales del mundo. Dos formas de ser radicalmente distintas, que obligadas a entenderse, firmaron una tregua por el bien de la 'Roja'.

El debate en los días previas al inicio de la Eurocopa 2012 sobre la relación entre Ramos y Piqué llegó tarde. Estaba caduco. Tienen incompatibilidad de caracteres pero a la vez la profesionalidad de ser compañeros, que no amigos, compenetrarse a la perfección en el terreno de juego y asegurar que el nivel defensivo se mantendrá sin el baluarte Puyol.

Han protagonizado duros enfrentamientos en sus clubes. En aquellos clásicos repletos de tensión entre Real Madrid y Barcelona. Se buscaban en cada tangana. Cruzaban feas acusaciones. Más tarde se reencontraban en la selección española y aunque al futbolista normalmente le vale el código que dice que lo que pasa en el campo dentro de él queda, la verdad es que no se le olvidan ciertas cosas.

El paso de Sergio Ramos al centro de la defensa en el Real Madrid, como deseaba el andaluz desde hace años, condujo a Del Bosque a apostar por el mismo movimiento con España. Puyol va agotando su carrera en la selección y una lesión le impide estar en Polonia y Ucrania.

No será nuevo juntarse como pareja a Ramos y Piqué. Se compenetran bien porque Sergio es similar a Puyol en su raza, potencia física, poderío en el juego aéreo, velocidad y además saca el balón bien jugado. Ha sido más regular esta temporada que Gerard. Y ya han jugado en cuatro ocasiones juntos. En tres con triunfos, ante la República Checa (2-1), Venezuela (5-0) y la segunda parte ante Escocia (3-1), y una derrota en el mítico Wembley frente a Inglaterra (1-0).

Los dos saben que la unión y el buen ambiente del grupo de internacionales que forman la selección española, fue clave para el éxito en la Eurocopa 2008 y Mundial 2010. Por eso, han pasado a mostrarse máximo respeto en sus declaraciones.

"Nunca me he llevado mal con Piqué, todo lo contrario. Cada uno ha defendido sus colores, él con el Barcelona y yo con el Madrid. A día de hoy, no sólo él y yo, sino toda la selección, tenemos claro que defendemos a España", afirmó Ramos el día antes de partir a Polonia.

Sus palabras las secundó hoy Piqué con rotundidad, en una rueda de prensa repleta de sinceridad. "Con Sergio Ramos hay muy buen rollo. Al final las cosas se sacan un poco de quicio. Pasó durante la temporada también cuando han dicho que me llevaba mal con Pep Guardiola y nunca fue así".

"Ahora se repite con Sergio. Desde fuera a veces se exageran las cosas. Es verdad que hubo una época que nos enfrentamos los dos equipos en muchos clásicos y parecía que la relación se había distorsionado. Pero ahora no es así", zanjó.

Piqué fue el protagonista del día. Tranquilo, bromista, con un mensaje profundo en cada una de sus respuestas. Estrenando madurez en la selección española. Arrancó la Eurocopa 2012 y la ansiedad por debutar crece en el 'cuartel general' de la 'Roja'.

Menos de 48 horas para el estreno y mañana cambio de dinámica. Se abandona la paz de Gniewino para desplazarse a Gdansk, ciudad en la que España jugará los tres partidos del grupo. Los internacionales cuentan las horas mientras entrenan duro. Listos para medirse ante Italia. El estreno en una gran cita de una pareja de centrales para muchos años. Ramos y Piqué. Obligados a entenderse.

Roberto Morales