Una imponente rapidez y verticalidad en ataque dirigió a Rusia a su primera victoria en la Eurocopa 2012 y al liderato del grupo A, con una goleada convincente a la República Checa (4-1), en la jornada inicial de un torneo que arrancó en Varsovia con empate entre Polonia y Grecia (1-1).

Rusia brilló en la primera parte, sufrió al inicio de la segunda, resolvió en el tramo final y cerró el encuentro con tres puntos muy valiosos. Son la confirmación de su condición de favorita en el cuarteto más accesible de la competición. Semifinalista en 2008, cuando fue derrotada por la campeona, España, ya apunta a cuartos.

Hoy comenzó la cita de Polonia y Ucrania a toda velocidad en su línea ofensiva, sin pausa y sin dudas cada vez que encaró a la zaga contraria. Marcó dos goles en el primer tiempo, el primero, en el minuto 15, por medio del joven talentoso Alan Dzagoev (1-0), tras un remate al poste de Aleksandr Kerzhakov, y el segundo, diez después, con un pase de Andrei Arshavin culminado por Roman Shirokov.

El toque sutil del centrocampista, por encima de la salida de Petr Cech, aclaró el camino a Rusia, pese a la reacción de su oponente en el segundo tiempo y a que un gol de Vaclav Pilar al regreso del intermedio, en el minuto 52 (2-1), reabrió un duelo que parecía cerrado instantes antes y que recuperó la emoción.

Aguantó el 2-1 gracias a un par de paradas Vyacheslav Malafeev, sobre todo a un disparo de Tomas Rosicky, hasta que Dzagoev, de nuevo (3-1, m. 79), y un golazo de Roman Pavlyuchenko (4-1, m. 82) sentenciaron la victoria de Rusia, invicta en sus últimos catorce partidos y líder del grupo A, después de su triunfo y el empate en el encuentro inaugural entre Polonia y Grecia (1-1).

Los anfitriones y los helenos saldaron con tablas el primer choque de la Eurocopa 2012 en el estadio Nacional de Varsovia. Tuvo todo de cara Polonia durante buena parte del duelo, porque comenzó con ritmo, buen contragolpe y la conexión entre Lukas Pisczek, desbordante por la banda derecha, y el ariete Robert Lewandovski.

El entendimiento entre ambos futbolistas del Borussia Dortmund dio protagonismo en ataque a Polonia, que tomó ventaja en un testarazo perfecto, en carrera y picado del atacante, inalcanzable para el guardameta Kostas Chalkias (1-0, m. 17). Antes del descanso, el árbitro español Carlos Velasco Carballo expulsó por doble amarilla, la segunda rigurosa, al defensa Sokratis Papasthapoulos.

Todo pintaba bien para los locales... hasta el comienzo de la segunda parte y la aparición de Dimitris Salpingidis sobre el terreno de juego. El veterano goleador, ahora en el PAOK, levantó a Grecia. Primero con el 1-1 en el 51 en un balón suelto a un rechace del portero y después, en el minuto 68, al ser derribado en el área.

El penalti supuso la expulsión del guardameta Wojciech Szczesny, pero su reemplazo desde el banquillo, Przemyslaw Tyton, salvó el lanzamiento a la derecha de su portería de Giorgios Karagounis. Su estirada y un tanto bien anulado a Grecia por fuera de juego dejaron en 1-1 un duelo con más intensidad que fútbol y más ganas que toque.

Mañana comenzará la acción en el grupo B, con dos atractivos choques en Ucrania: primero Holanda-Dinamarca, en el estadio Metalist de la ciudad de Kharkiv, y después el Alemania-Portugal, en el Arena de Lviv.

Iñaki Dufour