Gerard Piqué, central internacional del Barcelona, desmintió que su relación con el madridista Sergio Ramos sea mala y aseguró que "hay muy buen rollo" con su nueva pareja en el centro de la defensa de España ante la baja de Carles Puyol.

"Con Sergio Ramos hay muy buen rollo", afirmó con rotundidad Piqué. "Al final las cosas se sacan un poco de quicio. Pasó durante la temporada también cuando han dicho que me llevaba mal con Pep Guardiola y nunca fue así".

"Ahora mismo pasa con Sergio. Desde fuera a veces se exageran las cosas. Es verdad que hubo una época que nos enfrentamos los dos equipos en muchos clásicos y parecía que la relación se había distorsionado. Pero ahora no es así. Me siento orgulloso de formar parte de este equipo y de que Sergio esté al lado", añadió.

No quita a que Piqué eche mucho de menos a uno de sus mejores amigos, Carles Puyol. "Es casi como un hermano. Llevo años compartiendo vestuario en el Barcelona y la selección".

"Es baja por una lesión y está claro que se le echa de menos pero tenemos la calidad suficiente y compañeros necesarios como para sustituirle y que no se note su ausencia. Con Sergio Ramos estoy muy bien, estamos entrenando todos y de momento tan bien como con Raúl Albiol o Javi Martínez que también pueden jugar en esa posición".

Analizó las características como centrales de Ramos, que señaló son tan parecidas a las de Puyol que ayudan a una rápida compenetración.

"Carles y Sergio son dos jugadores parecidos, muy físicos, que van muy bien por arriba, fuertes atrás. Es normal que con Carles conecte mejor porque hemos jugado juntos muchos partidos, nos conocemos con solo mirarnos. Con Sergio me cuesta más pero no hay ningún problema. Con la calidad que tiene es fácil jugar a su lado", sentenció.