Policías antimotines detuvieron a cientos de manifestantes, incluso algunos cuyo único aparente delito era lucir las cintas blancas de la oposición. Una maestra que se quejó de fraude electoral fue llevada ante un tribunal y multada. Y ahora, una nueva ley a la espera de la firma del presidente Vladimir Putin, aumenta en 150 veces las multas por participar en protestas no autorizadas, casi hasta el nivel del sueldo promedio anual de un trabajador ruso.

Putin ha reprimido a la oposición desde que volvió a asumir la presidencia, y parece estar apostando a que las amenazas de multas elevadas y penas de prisión frenarán las protestas callejeras que han planteado un desafío sin precedente a sus doce años en el poder. Su estrategia se pondrá a prueba el martes, día en que la oposición planea su primera manifestación masiva desde que comenzó su tercer período presidencial el 7 de mayo.

Algunos líderes de oposición sostienen que la línea dura contribuirá a su causa provocando más indignación y atrayendo más gente a la protesta de la semana próxima. Otros consideran que la represión asustará a los manifestantes de clase media que durante el invierno pasado salieron a las calles en gran número para participar en manifestaciones pacíficas.

Putin, por su parte, se niega a todo diálogo con la oposición.

"El comprende un solo idioma, el idioma de la fuerza, y por lo tanto considera una debilidad personal cualquier discusión normal y cualquier compromiso racional", comentó Yevgenia Chirikova, activista ambiental que ha hecho campaña contra la construcción de caminos respaldada por el Kremlin que está destruyendo un bosque en las afueras de Moscú.

Chirikova e Ilya Yashin, que recientemente pasó 15 días en la cárcel por participar en protestas no autorizadas, estaban en un grupo de líderes de oposición que se reunieron en Moscú el jueves para discutir las consecuencias de la nueva ley, que elevaría las multas hasta a 300.000 rublos (9.000 dólares).

Las protestas contra Putin estallaron después de las elecciones de diciembre, que según los observadores estuvieron empañadas de fraude en favor del partido de Putin.

______

Irina Titova en St. Petersburgo contribuyó a este informe.