Las voces de Ely Guerra, José e Itatí Cantoral, el tenor Fernando de la Mora, Irasema Terrazas, Yuri, el rockero Alex Lora y Armando Manzanero detuvieron el tiempo durante el emotivo concierto "Regálame esta noche" con el que se inauguró el Centro Cultural Roberto Cantoral.

La obra de Roberto Cantoral "marcó un hito en la composición, y sus éxitos seguirán escuchándose por muchas décadas, porque su música conmueve el alma y arraiga los sentimientos más nobles y profundos", dijo Manzanero la noche del jueves. "Roberto, en donde te encuentres, sé que nos estás viendo y escuchando; permítenos a tus hermanos compositores regalarte esta noche", agregó.

La velada, que coincidió con la fecha de nacimiento de Cantoral, se convirtió en un recorrido por los más grandes temas del compositor de "El Reloj".

Acompañada de la orquesta Milenium Sinfonietta, Guerra hizo a un lado su faceta de rockera para interpretar temas de Cantoral, quien durante años defendió al gremio de compositores y luchó por el reconocimiento del derecho de autor en México.

La intérprete ofreció una desgarradora versión de "El preso número 9" y "El Crucifijo de piedra".

"Me aventaron al ruedo con las canciones más canijas (difíciles) del maestro Roberto Cantoral", bromeó la cantante, que cautivó a los cerca de 800 asistentes a la inauguración del centro.

Cantoral, uno de los compositores más prolíficos de México, falleció el 7 de agosto de 2010. Por años dio vida a temas emblemáticos que han sido interpretados a través de diferentes generaciones y en distintos idiomas.

Sus hijos ofrecieron uno de los momentos más deslumbrantes en el escenario.

"Quiero agradecerle a Dios haberme dado la dicha de crecer al lado de un hombre que siempre voy a echar de menos y que me dio la oportunidad de crecer al lado de mis hermanos músicos", expresó José Cantoral, tras interpretar el tema "Yo lo comprendo".

La actriz Itatí Cantoral, por su parte, prescindió de los discursos y en su lugar brindó una intensa versión de "A que no".

"Esta es para mi papá que aquí está con nosotros", expresó antes de interpretar "Soy lo prohibido", tema que fue aplaudido por Aleks Syntek y Reyli.

El toque enérgico lo puso De la Mora, quien durante la velada gozó cantando "Quijote", "Chamaco" y "Regálame esta noche".

Su interpretación contrastó con la de Yuri, quien demostró que la grandeza de Cantoral también puede llegar al pop.

"Soy popera y me ponen con estos grandes músicos. Me siento como cucaracha en gallinero", bromeó la intérprete, que cantó "Se solicita una aventura" y "Al final" acompañada de la sinfónica, cuyo director también la guió.

La rubia intérprete agregó que para ella era "un placer" encarnar los temas del compositor.

Lora llegó al escenario acompañado de su banda El Tri para celebrar la memoria de Cantoral con su particular estilo rockero.

"¿Se están divirtiendo niños? Con esta rolita (canción) van a estar más contentos" expresó el Lora antes de interpretar "El caballero del bolero", un tema de su autoría el que hace referencia a las múltiples piezas de Cantoral.

Lora, quien lució unos jeans con estoperoles, fue el único invitado que no interpretó una pieza de Cantoral. También fue el único que logró romper con la sobriedad del concierto cuando invitó a los asistentes, incluyendo a la viuda del compositor, a acompañarlo con los aplausos.

"Gracias al maestro Cantoral y a toda su familia. ¡Qué viva el rock and roll!", expresó con euforia mientras los integrantes de la orquesta terminaban de acompañarlo de pie.

Manzanero se enfrentó al público después de la tercera ovación para De la Mora.

"No me hizo caso, no me hizo caso. Por más que le dije que no cantara tan bonito, no me hizo caso. Le dije: 'canta con dos tonos más abajo'. Después de este cuate, ¿qué hago yo?", dijo sonriente Manzanero, mientras se acercaba al piano para cerrar el recital.

"Yamaha me puso un piano que puede ser mi casa, con todo y piscina incluida", agregó el músico mofándose de su estatura, al tiempo que un reflector iluminaba una guitarra de Cantoral colocada en una de las butacas de la primera fila. "Roberto, voy a tener el atrevimiento de interpretar uno de tus temas", continuó.

Apenas Manzanero tocó los primeros acordes de "El Reloj", el recinto se inundó de aplausos que aumentaron con la incorporación de la orquesta, llevando incluso a las lágrimas a algunos de los asistentes.