Al menos 16 personas murieron y 42 resultaron heridas hoy tras la explosión de una bomba activada por control remoto en la ciudad de Peshawar, en el conflictivo noroeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El atentado se produjo al mediodía en las proximidades de una estación de autobús en el área de Charsadda y todas las víctimas eran funcionarios de la administración pública que se dirigían a la oración, afirmó un policía local que prefirió mantener el anonimato.

Todos los heridos fueron trasladados a un hospital próximo al lugar de la explosión, según relató un médico del centro al canal de televisión local Geo.

La Policía ha acordonado la zona del ataque en Peshawar, ciudad que se halla próxima a las áreas tribales fronterizas con Afganistán y que es escenario de frecuentes sucesos violentos.

En las áreas tribales, un territorio que nunca ha estado bajo completo dominio del Estado, buscan refugio facciones talibán y de otros grupos yihadistas, así como miembros de la red terrorista internacional Al Qaeda.