El número de personas "sin techo" que se ven obligadas a dormir en los refugios municipales repartidos por la ciudad de Nueva York se disparó en abril hasta alcanzar la cifra récord de más de 43.000 personas cada noche, de los cuales más de 17.000 son niños.

Así consta en un informe sobre los niveles de pobreza en Nueva York de la Coalición por los Indigentes, en el que culpan a la administración del alcalde, Michael Bloomberg, de no contar con un programa de ayudas "eficaz" que ofrezca alternativas a las familias que viven "atrapadas" en los refugios de emergencia.

"Estas nuevas cifras de vagabundos en Nueva York son el resultado directo (de las políticas) del alcalde Bloomberg", lamentó la directora ejecutiva de la coalición, Mary Brosnahan, al presentar el informe anual "Estado de la Indigencia 2012: Si no ahora, ¿cuándo?" sobre los niveles de indigencia en la Gran Manzana.

Los responsables del estudio denuncian en concreto que las cifras de personas "sin techo" se han disparado considerablemente en Nueva York desde que Bloomberg asumió las riendas de la ciudad en 2002, ya que ahora son un 39 por ciento más altas que hace diez años y un 10 por ciento más que el año pasado.

La coalición, que asegura que hay que remontarse al periodo de la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado para ver unos números "tan dramáticos", advierte que en el caso de los menores de edad han aumentado un 12 por ciento respecto a 2011, hasta situarse a su nivel más alto desde que se tienen registros.

"Como madre que soy esto es muy difícil para mí. Simplemente me mantengo con la cabeza alta y confío en que mañana vendrán tiempos mejores", asegura Grace León, de 37 años y madre de cuatro niños de entre cinco y quince años que lleva desde octubre de 2010 viviendo en un refugio de Brooklyn.

Las estadísticas que acompañan al estudio ponen en evidencia una realidad que no ven los millones de turistas que visitan cada año la ciudad de los rascacielos: en los últimos diez años se ha duplicado el número de familias que pasan la noche en los refugios y el tiempo medio de estancia se ha incrementado de nueve a doce meses.

La coalición defiende un plan propuesto por el Concejo Municipal, de mayoría demócrata, y su presidenta, Christine Quinn, para que la ciudad vuelva a utilizar los programas federales de vivienda para ayudar a las familias sin hogar a salir del sistema de refugios, así como un nuevo programa de alquileres subvencionados.

"No podemos seguir permitiendo que continúen en aumento los niveles récord de indigencia en la ciudad de Nueva York", afirmó en un comunicado Quinn, cuyo nombre suena con fuerza para ser la candidata del Partido Demócrata que buscará suceder a Bloomberg en las elecciones del próximo año.