El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió hoy a los embajadores y miembros de organismos internacionales de cooperación radicados en el país su respaldo para prevenir la violencia en el país.

"Quiero solicitarles especialmente que nos ayuden con la reorientación de fondos que nos han concedido con destino a la prevención de la violencia, de manera que se inviertan con mayor eficacia y dentro de este acuerdo nacional que propugnamos", dijo Funes durante la reunión con los diplomáticos.

El encuentro, que forma parte del diálogo nacional que inició el mandatario el 2 de mayo pasado con el fin de alcanzar un acuerdo con los diversos sectores del país para acabar con la inseguridad, se llevó a cabo este viernes en las instalaciones de Casa Presidencial.

"Les agradezco desde ya los apoyos financieros y técnicos a nivel de experiencia en materia de prevención del delito y la violencia", agregó.

Funes reconoció que el problema de la inseguridad y violencia que vive el país no lo puede resolver sólo.

La primera ronda de diálogo nacional para acabar con la violencia inició con una reunión con los dirigentes del sector empresarial, en mayo.

El acuerdo "nacional para la seguridad y el empleo", como lo calificó hoy Funes, se basa "en cuatro estrategias específicas", dijo el gobernante a los embajadores y organismos de cooperación internacional, como la Unión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otros.

Funes propuso crear oportunidades educativas y laborales para la población juvenil.

También planteó la creación del programa de formación en protección civil para adolescentes de entre 14 y 17 años que están en riesgo y que vivan en zonas de altos índices delictivos.

Propuso crear parques de inserción laboral y cultura de paz, para que jóvenes que habitan en territorios con alta presencia de pandillas y en asentamientos urbanos precarios puedan recibir capacitaciones y conseguir un empleo estable y digno.

Finalmente, planteó impulsar una coordinación fuerte entre el Gobierno nacional, las alcaldías y las organizaciones territoriales para desarrollar labores de prevención con mayor eficiencia.

El primer ciclo de reuniones del diálogo se cerrará con un próximo encuentro con representantes de las organizaciones sociales, con lo que se le dará paso a una segunda etapa en la que se formarán mesas técnicas que formularán el acuerdo, según un comunicado de Casa Presidencial.

En El Salvador existe una "tregua" entre la Mara Salvatrucha y la Mara 18 para disminuir la cifra de homicidios, la cual fue anunciada el pasado 20 de marzo por el obispo castrense, Fabio Colindres, quien aseguró que él había mediado para que las pandillas alcanzaran el acuerdo.

Las autoridades salvadoreñas sostienen que como consecuencia de la tregua el promedio diario de homicidios ha bajado de catorce a cuatro o cinco.