Tropas del gobierno cañonearon la sureña ciudad de Daraa, matando al menos a 15 personas, dijeron activistas. Y en damasco, residentes hablaron de una noche de disparos y explosiones, en la peor violencia vivida por la capital siria desde el inicio de la rebelión contra el gobierno del presidente Bashar Assad hace 15 meses.

La reciente escalada en diversas partes del país es otro revés para el plan de paz del enviado especial Kofi Annan, que busca poner fin al derramamiento de sangre. Annan medió un cese del fuego que entró en vigor el 12 de abril, pero ha sido violado desde entonces centenares de veces y no se ha establecido firmemente.

Hace unas semanas, la ONU dijo que al menos 9.000 personas han muerto desde el inicio de la crisis, mientras que activistas sirios dicen que la represión del gobierno ha cobrado las vidas de más de 13.000.

El residente de Damasco y activista Maath al-Shami dijo que choques entre rebeldes y soldados en los barrios capitalinos de Qabun y Barzeh duraron hasta la 1:30 am del sábado.

El viernes, fuerzas del gobierno chocaron con rebeldes del Ejército Sirio Libre en el distrito de Kfar Souseh, en Damasco, en los combates más intensos en la capital. Los choques fueron prueba de que el grupo ha conseguido llevar la batalla a la base de poder del régimen.

Since el estallido de la rebelión en marzo del año pasado damasco había estado en relativa calma comparado con otras ciudades sirias. La capital y la norteña ciudad de Aleppo están bajo firme control de las fuerzas de seguridad de Assad.

Al-Shami dijo vía Skype que los soldados cañonearon Qabun y Barzeh con tanques hasta después de la medianoche del viernes, y añadió que al menos cuatro personas murieron. Dijo que los tanques se retiraron poco antes del amanecer del sábado.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, basado en Londres, y los Comités de Coordinación Local dijeron el sábado que además decenas de personas resultaron heridas en el ataque.

Daraa es la ciudad donde comenzó la rebelión popular contra el presidente Bashar Assad en marzo del año pasado. Un activista basado en Daraa, Adel al-Omari, dijo que el cañoneo del área de Mahata duró hasta después de la medianoche.