La agencia Fitch rebajó hoy en dos escalones la solvencia de la Comunidad de Madrid y en un peldaño la de Cantabria, Asturias y País Vasco, al tiempo que recortó la solvencia de las ciudades de Barcelona, San Sebastián, Madrid y Pamplona.

En un comunicado, la agencia explica que todos estos recortes se justifican tras la bajada ayer de la calificación de la deuda a largo plazo de España, que quedó en un aprobado (BBB) tras perder tres escalones.

Con los recortes anunciados hoy, la solvencia de la Comunidad de Madrid, Cantabria y Asturias se queda en BBB, un simple aprobado, la misma nota que la deuda a largo plazo de las ciudades de Madrid, Barcelona y Pamplona, que pierden tres escalones.

En el caso del País Vasco, su deuda se mantiene aún por encima de la del resto de España y tras perder un escalón se queda en un "notable" (A), al igual que la ciudad de San Sebastián.

Como es habitual tras un cambio en la calificación de España, Fitch iguala la nota de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a la del Reino de España.

De esa forma, tanto la deuda a largo plazo de SEPI como la del FROB se quedan con un BBB, frente a la A que tenían hasta ahora.