Un brote misterioso de la bacteria E. coli ha sido vinculado a 14 casos de enfermedad y una muerte, dijeron las autoridades de la salud el viernes.

No se ha identificado ninguna forma de alimentos contaminados ni otras causas por la enfermedad, que se declaró en abril y mayo, según el Centro para Control y Prevención de Enfermedades.

Tres personas fueron hospitalizadas. Una — un niño en el área de Nueva Orleans — murió la semana pasada.

Las enfermedades se reportaron en seis estados. Las autoridades federales no los identificaron, pero funcionarios de Alabama, Georgia, Florida y Luisiana confirmaron enfermedades vinculadas al brote.

E. coli es una familia numerosa de bacterias de la cual la mayoría de las cepas son inofensivas. La más peligrosa es la E. coli O157:H7, que cobró notoriedad a principios de la década del 90 con un brote mortífero asociado con la carne de las hamburguesas.

Otras seis cepas similares son considerada peligrosas. Una de ellas es E. coli O145, la identificada en este brote. Las autoridades de la salud no han estado rastreando esta cepa hasta ahora, y recién en el 2009 el Centro empezó a recomendar pruebas de laboratorio.

El primer brote alimentario vinculado con la O145 ocurrió en 2010, cuando más de dos docenas de personas en por lo menos cinco estados se enfermaron por bacterias transmitidas por la lechuga romana.

Hasta que se identifique la fuente del nuevo brote, las autoridades de la salud pueden ofrecer al público solamente un consejo general para evitar la infección: cocer bien la carne, evitar la leche y sidra no pasteurizadas. Y que quien padezca de una enfermedad similar a la diarrea que se lave cuidadosamente las manos y no prepare comidas para otros.