El opositor Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) advirtió hoy a la canciller federal, Angela Merkel, que no ratificará el pacto fiscal de la UE en el Bundestag, el parlamento germano, si no se acuerdan previamente impulsos al crecimiento.

Un día después de que los partidos de la coalición de Merkel y la oposición socialdemócrata y verde anunciaran un principio de acuerdo para la ratificación del pacto fiscal con un consenso básico para la introducción de tasas a las transacciones financieras, el líder parlamentario del SPD, Frank Walter Steinmeier, anunció nuevas condiciones.

"No tendremos un acuerdo hasta que no consensuemos todo", dijo hoy Steinmeier en la emisora pública de radio RBB-Inforadio, ante la que exigió la elaboración en la UE de un programa para el crecimiento y la creación de empleo en los países en crisis de la zona euro.

Pese a todo, Steinmeier celebró que los partidos de la coalición gubernamental -cristianodemócratas (CDU), socialcristianos bávaros (CSU) y liberales (FDP)- hayan acabado cediendo y apoyen ahora la iniciativa de la Comisión de la UE para la introducción de tasas a las transacciones financieras.

"Este es en todo caso el camino correcto en uno de los puntos que estamos negociando. En los otros todavía no nos hemos puesto de acuerdo", dijo Steinmeier, quien puso en duda que para el 13 de junio los partidos de la coalición y la oposición lleguen a un acuerdo definitivo.

En esa fecha Merkel ha convocado en la Cancillería Federal a los líderes de todos los partidos y grupos parlamentarios con representación en el Bundestag para resolver las diferencias que impiden hasta ahora la ratificación del pacto fiscal por Alemania.

Si las negociaciones progresan, el pacto fiscal para una mayor disciplina presupuestaria en la Unión Europea podría ser aprobado antes del verano por el Parlamento alemán a la vez que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), como desea el Gobierno de Merkel.

La coalición de Gobierno es mayoritaria en el Bundestag, la cámara baja alemana, pero no alcanza la necesaria mayoría de dos tercios, mientras en el Bundesrat, la cámara alta o de los Länder, SPD y verdes ostentan una mayoría que obliga a la canciller a negociar toda ratificación de sus proyectos de ley.

SPD y verdes habían condicionado hasta ahora su apoyo a la ratificación del pacto fiscal a la aprobación de la tasa a las transacciones financieras, así como a medidas para fomentar el crecimiento y la creación de empleo en los países en crisis de la zona del euro.