El candidato presidencial egipcio Ahmad Shafiq lanzó hoy un duro ataque contra el grupo islamista Hermanos Musulmanes, a cuyo aspirante se enfrentará en la segunda vuelta de los comicios, al tiempo que tendió una mano a los jóvenes revolucionarios.

"Los Hermanos Musulmanes y su candidato (Mohamed Mursi) usan la religión para restringir la libertad del ser humano y lograr sus intereses, y no para aplicar sus valores", dijo Shafiq en un discurso dirigido a la juventud egipcia.

En ese sentido, el general retirado y último primer ministro de la era de Hosni Mubarak aseguró que esa agrupación "solo desea jóvenes sometidos que besen las manos".

También acusó a los Hermanos Musulmanes de ser capaces de vender los privilegios del Canal de Suez o la península del Sinaí "para financiar su proyecto, que denominan 'el resurgimiento' y que solo servirá a sus intereses".

"En cambio, yo combatí en la Fuerza Aérea para liberar el Sinaí", recordó el candidato, que fue comandante en jefe de esa rama de las Fuerzas Armadas durante la guerra contra Israel de 1973.

Shafiq también denunció que los Hermanos Musulmanes discriminan entre los musulmanes y cristianos -que representan el 10% de la población egipcia-, y entre la mujer y el hombre.

Pese a esta dura crítica, el candidato instó a respetar los resultados de los comicios presidenciales, cuya segunda vuelta está prevista los próximos 16 y 17 de junio, y respaldar al nuevo jefe de Estado.

"Hay dos facciones antagónicas que compiten en las elecciones: una civil y otra religiosa. Pese a las diferencias, yo propongo que al día siguiente de los comicios sean olvidadas y nos unamos en torno de la persona que nos dirigirá", subrayó.

Durante su alocución trató de atraer el apoyo de los revolucionarios y prometió convertir la plaza Tahrir -epicentro de la Revolución del 25 Enero de 2011- y las demás plazas de Egipto en lugares libres y seguros para expresarse.

"Organizaremos la plaza Tahrir para que la economía no se vea dañada, y dedicaremos también un lugar para que practiquen el arte del grafiti", dijo Shafiq, quien también prometió libertad en internet y ampliar la participación del pueblo en las esferas del poder.

"Mi compromiso es trabajar por la justicia social y el cumplimiento de los sueños y aspiraciones del pueblo. Egipto será para los eficientes, sin favoritismos", agregó.

La comparecencia de Shafiq coincide con una multitudinaria manifestación en El Cairo para rechazar, entre otras cosas, su candidatura a la Presidencia.