Italia canjeó el viernes 35 millones de euros (43,81 millones de dólares) de la deuda ecuatoriana por aportes al mayor proyecto ambiental de esta nación andina, denominado Yasuní-ITT.

El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño expresó durante un acto que el gobierno de Italia "cumple un importante rol al aceptar que una parte de la deuda bilateral se convierta en... un aporte a la iniciativa Yasuní-ITT; queremos expresar nuestro reconocimiento y gratitud por esta muestra de amistad y hermandad".

Destacó que "queremos este tipo de cooperación dirigida a la preservación ambiental que no sólo beneficiará a Ecuador sino a la humanidad en su conjunto".

Dijo que espera que otros países de Europa sigan ese ejemplo.

Por su parte, el embajador italiano Gianni Piccato destacó que esa "cooperación está enmarcada en un objetivo común: reducir la pobreza y allanar al camino para un desarrollo ambiental y social".

"Reconocemos la necesidad de protección del medio ambiente para las generaciones que vendrán, la reducción de las emisiones de gases (de efecto invernadero), evitar la deforestación, proteger la biodiversidad y proteger los territorios de los pueblos indígenas... que coinciden con los objetivos de desarrollo del milenio", agregó el diplomático.

Las autoridades no precisaron el saldo actual de la deuda ecuatoriana con Italia. Hasta inicios del 2010 alcanzaba los 190 millones de dólares, pero desde entonces se han dado una serie de movimientos con tenedores de esa deuda y desconoce oficialmente el monto actual.

Ecuador busca con el proyecto Yasuní-ITT conservar intacta una reserva ecológica en el corazón de la amazonia en la que se han detectado 846 millones de barriles de petróleo, a cambio de que la comunidad internacional aporte 3.600 millones de dólares.