El exbanquero tailandés Rakesh Saxena, acusado del mayor desfalco de la historia de Tailandia, fue condenado hoy a diez años de cárcel y a pagar unos 36 millones de dólares (28,9 millones de euros) en concepto de multas y compensaciones.

El tribunal penal de Bangkok halló culpable a Saxena, de origen indio, de haber violado la normativa de la comisión del mercado de valores y del préstamo que el Banco Comercial de Bangkok concedió de manera ilegal a la papelera City Trading por valor de 1.657 millones de bat (52,2 millones de dólares o 41,8 millones de euros), según la edición digital del diario "The Nation".

Las prácticas irregulares de Saxena como asesor del Banco Comercial de Bangkok llevaron a la sociedad bancaria a declarar la quiebra en 1996.

El entonces presidente de la entidad, Krikkiat Jalichandra, cómplice de Saxena, fue sentenciado a 30 años de prisión en 2007.

La fiscalía calcula que Saxena malversó 1.797 millones de bat (56,6 millones de dólares o 45,4 millones de euros), cantidad de la que ha logrado recuperar 415 millones de bat (13,1 millones de dólares o 10,5 millones de euros) de bancos en Suiza.

Saxena huyó a Canadá en 1996, al poco tiempo de que presentasen cargos contra él y fue extraditado en 2009.

Durante el juicio de extradición, el exbanquero sufrió una embolia que lo postró en una silla de ruedas sin movilidad en el brazo izquierdo.