China instó hoy a Irán a que adopte una postura "flexible y pragmática" en su conflicto con EE.UU. y la UE por su programa nuclear y a que coopere con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), para que las tensiones se resuelvan mediante la negociación.

Éstas fueron las recomendaciones del presidente chino, Hu Jintao, a su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, durante su encuentro este viernes en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, según la agencia oficial Xinhua.

Las declaraciones de Hu se producen cuando el OIEA e Irán comenzaron esta jornada en Viena una reunión para tratar de abrir un procedimiento que permita aclarar las dudas sobre la naturaleza del programa nuclear de ese país.

La reunión se celebra a puerta cerrada en la sede del organismo nuclear y en ella participan el director adjunto para Asuntos Políticos de esta agencia de la ONU, el argentino Rafael Grossi; el inspector jefe de Desarme, el belga Herman Nackaerts, y el embajador de Irán ante el Organismo, Alí Asghar Sultaniyé.

Hu reiteró que la postura "persistente" de China es resolver la crisis nuclear "a través del diálogo y la cooperación", y añadió que espera que Irán mantenga "serias conversaciones" con el grupo de los 5+1 (Consejo de Seguridad más Alemania) en su próximo encuentro en Moscú los días 18 y 19 de junio.

No obstante, el jefe negociador iraní, Said Jalili, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Bahar, dieron hoy a entender que Irán desconfía de la voluntad de las grandes potencias de avanzar en la negociación nuclear y cree que las negociaciones de Moscú tienen más posibilidades de culminar en fracaso que de lograr el éxito.

La postura de China -que tiene a Irán como su tercer suministrador de crudo- es más optimista y Hu aseguró que la potencia asiática "seguirá jugando un rol constructivo en resolver la crisis a través de la vía pacífica".

"La relación entre Irán y China ha aportado beneficios sustanciales a la población de ambos países en los últimos años", aseguró, y añadió que a Pekín le gustaría "fortalecer los intercambios" con Teherán en distintas esferas.

Ahmadineyad, por su parte, según Xinhua, aseguró que espera "aligerar tensiones" sobre el contencioso nuclear "a través de la negociación", y añadió que haría más esfuerzos para mantener el contacto "con todas las partes".

El presidente iraní llegó a la capital china el pasado martes por la noche para participar en la duodécima cumbre de la Organización de la Cooperación de Shanghái (OCS), de la que su país es miembro observador.

Durante los dos días previos, Ahmadineyad tuvo encuentros clave con dos de sus principales aliados mundiales, el primer ministro chino, Wen Jiabao, y el presidente ruso, Vladimir Putin.

Tanto China como Rusia, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, han mantenido estos días su tradicional postura de oposición a las sanciones de EE.UU. y la UE contra Teherán, llegando a asegurar que serían "contraproducentes", en palabras del canciller ruso, Serguéi Lavrov, también en Pekín el pasado miércoles.