Brasil otorgó asilo político al senador opositor boliviano Roger Pinto, informó la cancillería brasileña el viernes.

"El gobierno brasileño decidió conceder asilo al boliviano Roger Pinto Molina, a la luz de las normas del derecho internacional y prácticas de los países latinoamericanos", señala un comunicado de prensa de la cancillería brasileña divulgado en su página de internet.

El canciller boliviano David Choquehuanca aseguró previamente en rueda de prensa que no había recibido ningún comunicado oficial de su par brasileño.

Pinto, jefe de la bancada opositora en el Senado, se había refugiado en la embajada brasileña en La Paz la semana pasada alegando persecución política del gobierno. Dijo que había sido víctima de presiones y amenazas de muerte en contra suyo y de su familia.

La senadora Geanine Añez, colega de Pinto, opinó que si Brasil aceptó el pedido fue porque la cancillería brasileña constató las denuncias en contra del legislador.

Pinto tiene varias demandas judiciales que impulsó el actual gobierno, algunas de ellas por supuesto daño económico al Estado cuando fue gobernador en 2002 del departamento amazónico de Pando, en el noreste del país.

El vicepresidente Alvaro García dijo la semana pasada que Pinto no era un perseguido político, sino que tenía cargos en la justicia por supuesta corrupción pública.

Pinto no es el único político de la oposición que solicitó asilo alegando persecución, aunque es el primero que acude a Brasil.

Otros lograron similar trato en Perú y Paraguay, entre ellos el ex gobernador de Tarija, Mario Cosío, asilado en Asunción y enjuiciado por supuesta corrupción.

Brasil ya concedió en 2008 refugio humanitario a un centenar de bolivianos que cruzaron la frontera después de un enfrentamiento armando entre seguidores y opositores del presidente Evo Morales en la provincia de Pando, que dejó 11 fallecidos.