I'll Have Another es retirado del hipismo después de ser dado de baja del Belmont Stakes por una lesión en un tendón que le impidió buscar la Triple Corona.

El potro, que ganó las dos primeras carreras de la Triple Corona del hipismo, fue dado de baja el viernes del Belmont Stakes por una lesión en un tendón de la pata delantera izquierda.

Dennis O'Neill, hermano del entrenador Doug O'Neill, dijo que el caballo galopó el viernes por la mañana y después de ser examinado por un veterinario, detectaron que el tendón estaba inflamado y "algo dolorido".

O'Neill dijo a la AP que "el caballo está bien y contento, pero no vale la pena" arriesgarlo.

I'll Have Another ganó las dos primeras joyas de la Triple Corona — el Derby de Kentucky y el Preakness — con la monta del jinete mexicano Mario Gutiérrez.

Es la primera vez desde 1936 que el ganador del Derby y el Preakness no corre en el Belmont. Ese año, fue Bold Venture, mientras que en 1932, Burgoo King también se ausentó de la carrera.

"No es una tragedia, sino una enorme decepción", afirmó Doug O'Neill en el programa "The Dan Patrick Show".

"Esto es devastador. Creí que esta sería una de las carreras más grandiosas de la historia, y yo quería la oportunidad de ser partícipe", se lamentó Dale Romans, entrenador del segundo favorito Dullahan. "Pero esto es algo más que eso. Esta es una noticia terrible".

En septiembre pasado, I'll Have Another fue retirado de una carrera en Hopeful Stakes en Saratoga por problemas en una canilla y debió descansar el resto del año.

Regresó a la competencia en febrero, y ganó en Robert Lewis Stakes en Santa Anita en un triunfo que lo puso con firmeza en el camino de la Triple Corona.

Doug O'Neill y el propietario J. Paul Reddam le dieron en seguida dos meses de reposo con miras al Derby de Santa Anita, el cual ganó por una nariz el 12 de abril.

Mantuvo el buen paso con las victorias en el Derby de Kentucky el 5 de mayo y en el Preakness dos semanas después, para llegar al Belmont en busca de ser el primer caballo que gana la Triple Corona en 34 años.

En realidad, desde el día después que I'll Have Another ganó el Preakness por una nariz, las cosas han ido de mal en peor para el equipo de O'Neill.

El viaje en vehículo hasta Nueva York fue retrasado varias horas por el tráfico en la autopista, y pocos días después, O'Neill fue suspendido 45 días y multado 15.000 dólares por la junta hípica de California por una violación al reglamento médico. Su suspensión comenzará después del Belmont.

Luego, los comisarios determinaron que en el Belmont, I'll Have Another no podría utilizar una cinta en la nariz que usó en las carreras este año, y el jinete de prácticas Jonny García tuvo problemas con su visa y debió ser reemplazado durante varios días.

Quizás lo peor ocurrido antes del viernes — cuando estuvo la semana pasada a punto de chocar con un caballo suelto en la pista — motivó a los responsables de la carrera a establecer un margen especial de tiempo para que los caballos participantes del Belmont Stakes estuvieran en la pista.

También, la Junta de Hipismo y Apuestas del Estado de Nueva York ordenó la instalación de un establo de retención para todos los caballos del Belmont a fin de reforzar la seguridad. La decisión desató el enojo de entrenadores, quienes dijeron que el traslado de sus caballos podría afectar negativamente su desempeño.

"Con un caballo como I'll Have Another, uno anda definitivamente bajo la lupa", señaló O'Neill en declaraciones anteriores. "Todo esto se trata de mostrarle al público que cuidamos de los caballos y de que cuando apuestan su dinero en uno de los caballos puedan saber que están limpios y puros, y listos para correr".

La historia de I'll Have Another comenzó en Brookdale Farm, unas 202 hectáreas en la ciudad de Versailles en el estado de Kentucky. Allí fue donde el semental de Flower Alley fue criado para la yegua Arch's Gal Edith de Harvey Clarke.

Flower Alley ganó la carrera de Travers Stakes en 2005 y fue segundo en el Clásico de la Copa de Criadores. Su padre fue Distorted Humor, quien procreó a Funny Cide, el ganador del Derby de Kentucky y del Preakness en 2003. Por parte de la madre de I'll Have Another, existe una amplia gama de caballos con velocidad y resistencia, un activo cuando se trata de la milla y media en Belmont. Nada de una progenie majestuosa, pero había potencial.

Cuando llegó a la venta en noviembre de potros jóvenes de Keeneland en 2010, Víctor Dávila — quien trabaja para el centro de entrenamiento Eiasman Equine en Williston, Florida — se fijó un presupuesto de 10.000 dólares, pero se excedió en 1.000 dólares por el potro. Le gustó la manera en que se movía el ejemplar castaño con más de un año de edad y, luego de haber tenido ganancias en varias compras anteriores, pensó que la inversión valía la pena.

Lo ensilló y tanteó al caballo en su casa, para luego llevarlo al centro de entrenamiento de Eiasman.

"Creo que nadie en ese tiempo haya reconocido que estaría compitiendo por una Triple Corona", evocó Barry Eiasman, quien dirige el centro con su esposa, Shari. "Sus aptitudes básicas eran buenas. Era como un buen jugador estudiantil. Pero también poseía ese aspecto especial — el gusto por el deporte — y realmente fue un buen corredor".