Brasil ganó hoy con holgura a Finlandia por 3-0 (25-21, 25-22 y 25-9) para presionar a Polonia en el Grupo B de la Liga Mundial, en la tercera ronda, que se disputa en la ciudad brasileña de São Bernardo do Campo.

Los brasileños fueron de menos a más y en 70 minutos terminaron aplastando a Finlandia, que es el único equipo que no ha ganado a los suramericanos en la fase de grupos.

Este partido supuso el primero en casa en cinco años para Ricardinho, el colocador que ganó el oro olímpico en 2004 y que fue apartado de la selección en 2007 por diferencias con el seleccionador Bernardo Rezende "Bernardinho".

Finlandia comenzó más fuerte, se aprovechó de que Brasil tardó en ponerse a tono y llegó a abrir una brecha de hasta cuatro puntos de ventaja (11-7), pero los anfitriones consiguieron reponerse y le dieron la vuelta al marcador aprovechando varios errores de saque de los fineses, para cerrar la primera manga en 25-21.

En la segunda parte, el equilibrio se mantuvo hasta la primera parada técnica, pero después los brasileños volvieron a imponerse, 25-22, gracias a su potencia en el saque y a un fluido juego de equipo.

La tercera y última manga fue un paseo para los brasileños, que arrollaron a una Finlandia desmoralizada con un parcial 25-9, logrado en apenas 16 minutos.

Con esta victoria Brasil subió a los 17 puntos y se puso líder del Grupo B, a la espera del partido entre Polonia y Canadá, que se juega más tarde en São Bernardo do Campo.

Se clasifican para la fase final los cuatro primeros colocados de cada grupo y el mejor segundo, además de Bulgaria, en calidad de anfitrión.