El británico Bradley Wiggins (Sky) dio hoy un recital en la contrarreloj de la cuarta etapa de la Dauphiné Liberé, de 53,5 kilómetros, en la que no sólo consiguió la victoria, sino que además alejó en más de un minuto y medio a su máximo rival en la general, el australiano Cadel Evans.

Wiggins que lleva toda la temporada reivindicando su candidatura al Tour de Francia 2012 mostró todo su poderío y fortaleza entre las localidades francesas de Villié-Morgon y Bourg-en-Bresse, al sacar en los 53,5 kilómetros, 1:43 al australiano Cadel Evans (BMC), que solo pudo ser octavo en la etapa.

Por su parte, el alemán Tony Martin, campeón del mundo contrarreloj, fue el único que estuvo por debajo del minuto respecto a Wiggins, al acabar segundo a 34 segundos.

El paso por el primer punto intermedio, kilómetro 18, nada hacia presagiar este final. Por ahí el francés Sylvain Cavanel (Omega Pharma) daba la sorpresa al situarse por delante de los tres favoritos.

Martin marcaba el segundo mejor tiempo, a 4 segundos; Wiggins, tercero, a 11, y Evans, quinto, a 17, mientras que el español Luis León Sánchez (Rabobank) era sexto a 18 segundos.

En el segundo punto intermedio, en el kilómetro 40, fue donde Wiggins dejó claro quien es el ciclista mas fuerte del criterium francés. Aventajaba en 36 segundos a Martin; en 1:01 al veterano australiano Michael Rogers, tercero, y en 1:05 a Chavanel.

Evans marcaba el décimo mejor tiempo, a 1:37 del británico. Más de un minuto y medio le había sacado en solo 22 kilómetros y, sobretodo, amenazaba con doblarle, al haber salido dos minutos antes que Wiggins.

Tras la etapa, el británico se sitúa con una ventaja en la general de 38 segundos sobre Martin, 01:20 sobre Rogers, mientras que Chavanel es cuarto a 1:38 y Evans, quinto, a 01:44.

Por su parte, el luxemburgués Andy Schleck (RadioShack) sigue con su tono gris en esta antesala del Tour al caerse en el kilómetro 18 de la etapa, al parecer, debido a una racha de viento cuando trazaba una curva, lo que no impidió que continuará aunque tuvo que volver a parar al estar pinchada una rueda.

Antes del accidente el pequeño de los Schleck pasó por el primer punto intermedio con un tiempo de 23:00 minutos, en el puesto 132, a 2:29. Un mal crono que demuestra el retraso en su preparación de cara a la ronda gala. Al final acabó en el puesto 164, a 10:47 del ganador.

Entre los escaladores Vincenzo Nibali (Liquigas) terminó en el puesto 31, a 3:30; Juan José Cobo (Movistar), en el 47, a 4:27, y Samuel Sánchez, todavía con molestias tras su caída del lunes, el 111, a 7:26 del líder.

A partir de mañana a los corredores les llegada la alta montaña, en especial, con la etapa del sábado donde deberán afrontar seis altos, de los que dos son de primera y uno de categoría especial, el Joux Plane, cuya cima está a doce de meta.

A pesar de estas dificultades, el británico, que esta año ya se anotó la París-Niza y el Tour de Romandía, parece firme candidato a reinar, como ya hizo en la edición del pasado año, en las altas cumbres propuestas para esta Dauphiné.