El congresista Rubén Coa renunció hoy al partido Nacionalista del presidente peruano, Ollanta Humala, con lo que se convirtió en el cuarto legislador en apartarse esta semana de la bancada oficialista.

Coa anunció su decisión de renunciar en forma irrevocable a la bancada del Gobierno en el Parlamento, tras acoger "el clamor y la indignación" de la región Cuzco a la que representa por las protestas sociales de las últimas semanas.

Con las renuncias producidas esta semana, la bancada oficialista Gana Perú, que incluye al partido Nacionalista y otros aliados políticos, queda con 43 integrantes y sigue siendo la más numerosa del congreso unicameral de 130 legisladores.

El congresista se declaró decepcionado de la forma como el Gobierno estaba afrontando las protestas antimineras en la provincia cusqueña de Espinar, donde un enfrentamiento con la policía causó la muerte de dos personas a fines de mayo.

Coa criticó también la detención del alcalde de Espinar, Oscar Mollohuanca, a quien el Gobierno señaló como uno de los instigadores de las protestas que dejaron destrozos en las instalaciones de la minera suiza Xstrata y decenas de policías y civiles heridos.

Al igual que Coa, esta semana renunciaron a la bancada del oficialismo los legisladores Javier Diez Canseco, Rosa Mavila y Verónika Mendoza, tras expresar duras críticas al Gobierno por los últimos conflictos sociales en el país.

Humala declaró a los periodistas en la ciudad de Tacna, que ese tipo de renuncias ocurren en todos los partidos políticos, pero destacó que "es una oportunidad para fortalecer a la bancada".