Una de las principales empresas inmobiliarias de Japón, Mori Trust, anunció hoy su intención de construir una gran planta solar fotovoltaica en la villa de Izumizaki, 70 kilómetros al oeste de la accidentada central nuclear de Fukushima.

La empresa planea invertir 4.000 millones de yenes (algo más de 40 millones de euros, 50 millones de dólares) en la construcción de esta central en un campo de golf que fue cerrado tras el inicio de la crisis en la planta de Fukushima en marzo de 2011, según el comunicado que difundió hoy.

Está previsto que la construcción comience el próximo octubre y que las instalaciones puedan iniciar operaciones durante el ejercicio fiscal 2013, que en Japón arranca en abril de ese año.

El proyecto contempla que la planta llegue a generar 10 megavatios de electricidad, lo que cubriría la demanda de unos 3.000 hogares aproximadamente.

La intención de Mori Trust es vender lo generado a la eléctrica regional, Tohoku Electric Power, gracias a la entrada en vigor, el próximo 1 de julio, de la ley que obliga a las grandes compañías a adquirir energía producida mediante fuentes renovables.

La inmobiliaria espera la producción "de energía solar a gran escala contribuya a la creación de nuevas industrias en Fukushima", y que ayude a revitalizar la región.

El accidente en la planta nuclear de Fukushima Daiichi, el peor en 25 años, mantiene evacuadas a unas 80.000 personas que vivían en torno a la central y sus emisiones contaminantes han afectado gravemente a la pesca, la agricultura y la ganadería locales.