Tres hombres implicados en el secuestro y asesinato del periodista hondureño Alfredo Villatoro, los cuales fueron capturados porque tenían en su poder el arma de fuego que se utilizó en el crimen, fueron enviados hoy a prisión por orden de un juzgado de Tegucigalpa, informó una fuente judicial.

La portavoz del tribunal que lleva el caso, Bárbara Castillo, dijo a los periodistas que a los tres acusados se les dictó "detención judicial por el delito de secuestro agravado en perjuicio de Alfredo Villatoro".

Los acusados son Osman Osorio Arguijo, Edgard Osorio Arguijo y Marvin Gómez.

A estas tres personas se les acusa porque una de las seis armas que se les decomisó el pasado 27 de mayo en el departamento norteño de Cortés, se utilizó en el asesinato de Villatoro, quien fue secuestrado el 9 de mayo cuando se dirigía a su trabajo en la radio HRN y asesinado de dos tiros en la cabeza el 15 de mayo en el extremo sur de Tegucigalpa.

Castillo indicó que la audiencia inicial se celebrará el 12 de junio próximo.

Los hermanos Osorio Aguijo y Gómez fueron enviados a la prisión de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional, ubicada unos 25 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

El pasado 22 de mayo un juzgado de Tegucigalpa dictó auto de prisión y prisión preventiva a Jessica Zambrano, Katlin Zambrano y Marvin Oliva, acusados por el delito de complicidad de secuestro agravado en perjuicio de Villatoro.

A las hermanas Zambrano, enviadas a la Cárcel de Mujeres, y a Oliva, remitido a la Penitenciaria Nacional, ambos situados unos 25 kilómetros al norte de Tegucigalpa, se les acusa porque desde sus teléfonos móviles supuestamente se comunicaron con la familia del periodista para hablar sobre el dinero del rescate.

Las autoridades también investigan por esta causa a Miguel Ángel Álvarez, un exagente de la Policía que esta preso al parecer por homicidio.

También está bajo investigación Juan Ramón Fonseca, otro reo que también fue requerido de la cárcel de Danlí, junto a Álvarez, donde cumple su condena por el delito de robo.

En Honduras, el Código Penal establece que el delito de secuestro agravado es castigado con penas que van desde los 40 años de cárcel hasta la privación de libertad de por vida.

Entre 2003 y lo que va de este año en Honduras han sido asesinados 29 periodistas, sin que ningún caso haya sido esclarecido, según el estatal Comisionado de Derechos Humanos.