El volante chileno David Pizarro quiere concluir su carrera en la Roma con un scudetto, aprovechando la euforia creada con el regreso del técnico checo Zdenek Zeman.

"Estoy en el último año de contrato y quisiera dejar la Roma obteniendo el scudetto", expresó el jugador de 33 años en una entrevista publicada el jueves por el diario La Repubblica. "Debemos aprovechar el entusiasmo que ha suscitado Zeman y el deseo que ha provocado de hacer las cosas bien".

El veterano técnico de 65 años vivirá su segunda etapa en el estadio Olímpico, pues regresa al banquillo que ya ocupó entre 1997 y 1999.

El jugador chileno sabe que el técnico es "duro, que te exige el máximo en los entrenamientos, pero el domingo se ven los frutos. Conozco su carrera, él conoce el ambiente y en Roma esto cuenta mucho".

Pizarro fue cedido a préstamo en enero al Manchester City, que ganó el campeonato inglés, porque no entraba en los planes del entrenador anterior, el español Luis Enrique, quien renunció al término de la primera temporada debido a la mala campaña del equipo.

"Con Luis Enrique las cosas no anduvieron como pensaba el club. Para mí fue complicado irme... los tifosi saben la razón, pero ahora se cambia la página", manifestó.

La prensa deportiva italiana coincide en que el jugador chileno no entra en los planes de la Roma y que el equipo buscará otro club para darlo de nuevo en préstamo.

Por el contrario, el futbolista ha afirmado que desea concluir su campaña europea con la Roma, tras lo cual volvería a jugar en el Santiago Wanderers de Valparaíso, su ciudad natal.

El volante afirmó que por ahora no piensa en la próxima temporada, sino en las vacaciones en el balneario de Ostia, cerca de Roma.

"Después de tanto frío que tomé en Inglaterra, tengo deseos del calor de Roma, en todos los sentidos", concluyó.

Pizarro llegó a la Roma en el 2006, procedente del Inter de Milán.