El presidente de Chile, Sebastián Piñera, subrayó hoy que el proceso de desminado en un sector de la frontera con Perú, anunciado por ambos Gobiernos el pasado 1 de junio, "no tiene nada que ver" con el conflicto por los límites marítimos que mantienen estos dos países vecinos.

"Respecto del tema del desminado en la frontera entre Perú y Chile, este tema no tiene nada que ver con materias limítrofes", señaló Piñera durante una conferencia de prensa en Antofagasta.

Piñera respondió así a su homólogo peruano, Ollanta Humala, quien ayer, tras participar en la IV Cumbre la Alianza del Pacífico, celebrada en el norte de Chile, indicó que los trabajos de desminado se realizarán en territorio chileno y peruano y en "parte del territorio que está en cuestión".

Humala se refería a un triángulo terrestre situado al norte de la ciudad chilena de Arica y al sur de la actual frontera con Perú.

El Ejecutivo peruano considera que esa porción de tierra le pertenece con base en los argumentos de su denuncia contra Chile ante el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya para modificar los límites marítimos.

Piñera quiso hoy separar la demanda peruana del desminado en la frontera y subrayó que éste último asunto "es producto de un accidente de la naturaleza".

"El invierno boliviano produjo crecidas de ríos que desbordaron la quebrada de Escritos y desplazaron las minas que aún se encuentran en el límite entre Chile y Perú, tanto en territorio chileno como territorio peruano", señaló el presidente chileno.

La Cancillería chilena dio a conocer el pasado día 1 que la organización no gubernamental Norwegian People's Aid realizará el desminado del área fronteriza con Perú, en el marco de un acuerdo entre ambos países para solucionar el problema.

El Ejecutivo chileno correrá con los gastos de los trabajos, ya que las minas fueron sembradas durante el régimen del general Augusto Pinochet, a finales de los años setenta.

Piñera, que hoy regresará a Santiago y sostendrá un encuentro con el presidente mexicano, Felipe Calderón, apuntó además que Chile mantiene una "posición sólida" en la demanda peruana en La Haya.

La postura de Chile, dijo Piñera, se sustenta "en argumentos jurídicos" como lo son los dos tratados suscritos en los años cincuenta, documentos que según Perú se circunscriben a temas pesqueros y no de demarcación de fronteras.

El presidente chileno salió al paso de otras declaraciones que realizó ayer Humala en el norte del país, al señalar que los dos jefes de Estado habían tomado la "decisión" de llevar el diferendo marítimo a tribunales internacionales.

"Fue el expresidente del Perú, Alan García, el que llevó los casos de los límites marítimos a la Corte de La Haya" en 2008, precisó Piñera.

El mandatario agregó que la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010) inició la defensa de la posición chilena en ese tribunal en virtud del Pacto de Bogotá, suscrito por Chile y otros países de América en 1948.

"El Gobierno que yo presido ha continuado con esa defensa y a puesto en conocimiento de la Corte de La Haya todos los argumentos de carácter jurídico y también argumentos de hecho que sustentan la posición chilena", indicó.

Piñera destacó que tanto Chile como Perú son "respetuosos del derecho internacional" y añadió que se ha puesto de acuerdo con su colega peruano para respetar el fallo del tribunal.

La corte de La Haya ha programado para diciembre próximo la fase oral del litigio y se espera que el fallo se dé a conocer en el primer trimestre de 2013.