Las autoridades paraguayas prohibieron desde el jueves la utilización de animales silvestres en cautiverio como tigres, leones y monos en espectáculos públicos de circo y otros entretenimientos.

La Secretaría del Ambiente difundió la resolución por la cual no se permite "en todo el territorio paraguayo el establecimiento de espectáculos circenses con carácter temporario o permanente que incluyan animales silvestres en cautiverio, ya sea con fines comerciales, benéficos o didácticos".

Nicolás Martínez, técnico de biodiversidad de la Secretaría del Ambiente, dijo en entrevista con The Associated Press que "los tigres, leones, focas, cebras, jirafas o monos aunque hayan pasado por un proceso de domesticación ya no podrán ser exhibidos como entretenimiento porque esos animales deben ser respetados y no maltratados".

Agregó que "cumpliendo normas internacionales de aduanas seguramente podrán ingresar los animales silvestres al país pero no harán espectáculo. Sin embargo, las reuniones públicas como jineteadas, carreras de caballos o torines en donde el toro es exhibido sin maltrato sí pueden seguir organizándose".

Acerca de las causas que motivaron esta prohibición, Martínez explicó que "es parte de un proceso para la concientización de la ciudadanía hacia los derechos de los animales y, además, responde a un pedido de las organizaciones protectoras de animales silvestres debido a que en años anteriores constataron el maltrato, principalmente, en circos".

La privada Sociedad Protectora de Animales Silvestres a su vez puso en marcha una campaña para eliminar paulatinamente de las calles los carros de madera tirados por caballos llevando residuos reciclables como cartones y plásticos.

La institución consiguió la cooperación de una hacienda pecuaria para que adquiriese los caballos por 400 dólares, suma con la que el propietario del equino puede comprar una motocicleta para cargas menores.