Una puerta de bronce dorada, tan magnífica que Miguel Angel la llamó "Puerta del Paraíso", podrá ser vista otra vez en Florencia luego de 27 años de restauración para eliminar los daños causados por la contaminación, el vandalismo y el paso de los siglos.

Pero la puerta creada por Lorenzo Ghiberti en el siglo XV no volverá a su lugar en el baptisterio del duomo (catedral) de Florencia, sino que a partir de septiembre será exhibida en el museo florentino Museo dell'Opera di Santa Maria del Fiore.

El ministro de Cultura, Lorenzo Ornaghi, reveló el nuevo emplazamiento de la puerta durante una conferencia de prensa en Roma. La pieza, que pesa ocho toneladas, será exhibida en un escaparate. Otras dos puertas del baptisterio que están siendo restauradas irán al mismo museo.