Un centenar de organizaciones sociales y de defensa de los derechos de la mujer reclamaron hoy a la Justicia uruguaya más garantías contra la violencia doméstica que genera 40 homicidios de féminas al año.

Los grupos presentaron un documento a la Suprema Corte de Justicia en el que denuncian "una serie de prácticas judiciales" que entienden son "arbitrarias, ilegítimas" y contribuyen a una "brecha grande" entre lo que dice la ley y "lo que sucede en la realidad" cuando las mujeres "acuden al sistema a solicitar protección", destacó a Efe la abogada Marina Morelli Núñez, portavoz del grupo.

"Pedimos que esas prácticas sean revertidas mediante una acordada (definición) dictada por los ministros de la Suprema Corte de Justicia", agregó.

ONU Mujeres, Damas de Negro, Mujer Ahora, Cotidiano Mujer y la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual son algunas de las principales organizaciones que respaldaron el pedido.

El Estado uruguayo "tiene la obligación de proteger a todos sus ciudadanos y hoy no lo está haciendo", afirmó.

La también abogada Rosana Medina, que junto a Morelli fueron las encargadas de presentar el reclamo a la Suprema Corte de Justicia, dijo que la violencia doméstica "lamentablemente se ha convertido en una constante para muchas uruguayas".

"El 70 por ciento de los casos de homicidios de mujeres registrados en Uruguay entre 2004 y 2010 se debió a situaciones de violencia familiar o doméstica", afirmó.

"Estamos frente a un flagelo muy grave para el país", dijo Medina y destacó que el reclamo a la SCJ busca que las mujeres "no encuentren obstáculos" para sus denuncias y "evitar que sean dos veces víctimas" porque no encuentren eco a sus reclamos de seguridad.

Morelli afirmó que la cifra de "500 mujeres muertas por violencia doméstica en Uruguay desde la década de los años 90 es una vergüenza nacional".

La "mayoría" de ellas recurrieron a la justicia para denunciar agresiones previas, pedir protección y seguridad para sus vidas "pero igual fueron asesinadas, lo que demuestra a las claras que el sistema no está funcionando bien", agregó.

Entre los reclamos que elevaron las organizaciones de mujeres a la Suprema Corte de Justicia se encuentra el pedido para "evitar la confrontación en audiencias" entre víctimas y agresores, mayores controles para "impedir" que los agresores violen las medidas cautelares y "mayor protección" para las víctimas.

Además, evitar los "largos peregrinajes" de las mujeres víctimas de agresión por los juzgados donde muchas veces la acción de los jueces "no se ajusta a la legislación vigente".

Uruguay tiene una de las tasas "más altas" en América Latina de muerte de mujeres ocasionadas por su pareja o expareja, según denunciaron las organizaciones.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de la Mujer, en promedio unas 40 mueren al año en Uruguay a causa de la violencia doméstica.

Según el Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, las denuncias de violencia doméstica pasaron de 15.277 en 2010 a 15.868 el año pasado.