Al menos nueve personas murieron, entre ellas cuatro niños, por la explosión de una bicicleta bomba hoy cerca de una madrasa o escuela coránica de la conflictiva ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El atentado tuvo lugar en la zona de Saryab y causó además cerca de 35 heridos, precisó un responsable local de Policía que prefirió mantener el anonimato.

Según el diario local Express Tribune, en la madrasa se celebraba una ceremonia de graduación y a ella asistía un alto cargo policial, por lo que se habían tomado medidas de seguridad exhaustivas para evitar la entrada de explosivos en el recinto.

De acuerdo con fuentes policiales citadas por el rotativo, la mayoría de las víctimas se produjeron entre alumnos y familiares que se encontraban en el exterior del edificio principal.

Quetta es la capital de la provincia de Baluchistán, una de las regiones más conflictivas de Pakistán, y es cuna de movimientos separatistas armados y de facciones yihadistas, además de ser escenario de frecuentes episodios violentos de carácter sectario.

Los ataques contra las fuerzas del orden y los asesinatos de funcionarios y otros trabajadores de distintas etnias, especialmente de la punyabí, que es mayoritaria en Pakistán, son relativamente frecuentes y atribuibles a grupos separatistas baluchis.