Al menos cuatro recién nacidos murieron y una veintena resultaron heridos de gravedad tras incendiarse la planta de maternidad de un hospital en la ciudad de Lahore, en el este Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El siniestro se declaró a media tarde hora local, a causa de un corto circuito, y afectó sobre todo la sala en la que se encontraban 25 recién nacidos, según un responsable policial, Khalid Sha.

Según se pudo ver en las imágenes de varias cadenas locales, la sala quedó totalmente calcinada mientras cientos de familiares de las víctimas se agolpaban en las inmediaciones del Hospital Services, uno de los mayores de Lahore.

Las protestas en las puertas del centro obligaron a un fuerte despliegue policial para evitar que los familiares accedieran al hospital mientras aún se desarrollaban las tareas de rescate.

Según la cadena Express Tv, la planta no disponía de salida de emergencia y eso dificultó la evacuación de los pequeños.