Miles de manifestantes conocidos como los "camisas rojas" pidieron hoy la destitución de siete jueces del Tribunal Constitucional ante el Parlamento tailandés por ordenar la suspensión del debate de un proyecto de ley de reconciliación nacional.

Arropados por miles de seguidores en una marea de camisetas rojas, los líderes de la plataforma cívica presentaron en el Senado una petición formal para exigir la destitución de los jueces del Constitucional, la máxima instancia judicial tailandesa.

El pasado viernes, siete de los ocho magistrados del tribunal votaron a favor de aceptar una petición de varios parlamentarios de la oposición para suspender el debate hasta que decidan si la ley propuesta contraviene o no la Constitución.

"¡Fuera, fuera, fuera!", coreaban los miles de "camisas rojas", la mayoría procedentes del medio rural y clases bajas de Bangkok, delante de las puertas del hemiciclo, frente al que han levantado un escenario con altavoces donde se leen los discursos.

La presidenta del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura (UDD), nombre oficial de los "camisas rojas", Tida Thawornseth, calificó de "golpe judicial" la decisión de los magistrados, a los que acusó de utilizar la ley contra el pueblo.

Más de 400 policías han bloqueado las calles con bloques de hormigón y alambres de espino para evitar confrontaciones ente los "camisas rojas" y sus rivales los "camisas amarillas", quienes bloquearon el Parlamento el mismo día en que el Constitucional ordenó el cese temporal del debate.

El partido gobernante, Puea Thai (De los tailandeses), planea decidir mañana en una sesión conjunta de la Cámara Alta y la Baja si continúan con el debate de la ley de reconciliación, en desacato a la orden de los jueces del Constitucional.

La oposición y la plataforma conservadora de los "camisas amarillas" denuncian que el citado proyecto de ley abre el cauce al Gobierno de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, para amnistiar a su hermano, el ex mandatario Thaksin Shinawatra, depuesto mediante el golpe de estado perpetrado en 2006 por los militares.

Thaksin, condenado en rebeldía dos años de prisión por un caso de corrupción, vive exiliado en Dubai, aunque mantiene contacto fluido con el Gobierno.

La intención inicial del proyecto es conseguir la reconciliación nacional tras los años de confrontación política que comenzaron con la asonada del 2006, las protestas de los "camisas amarillas" que cerraron los aeropuertos de Bangkok durante dos semanas en 2008 y las sangrientas manifestaciones de sus oponentes los "camisas rojas" en 2010.

Al menos 91 personas murieron y unas 1.800 resultaron heridas en Bangkok entre marzo y abril de 2010, durante las protestas de los "camisas rojas", grupo formado en apoyo del ex primer ministro Thaksin Shinawatra tras su derrocamiento por los militares.

Además del proyecto de ley de reconciliación elaborado por el Gobierno, también ha presentado otro el exjefe del Ejército y general retirado Sonthi Boonyaratglin, líder del golpe de estado que derrocó a Thaksin y diputado desde que ganó el escaño en los comicios legislativos celebrados en julio del año pasado.