Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia, así como varios países del Golfo Pérsico, han pedido dar más poderes al Plan Annan para solucionar el conflicto sirio, según informó hoy el ministro de Exteriores germano, Guido Westerwelle, a un reducido grupo de periodistas en Estambul.

"El plan de Kofi Annan (enviado especial de la ONU para Siria) sigue siendo el mejor, pero el trabajo de Annan necesita contar con renovados poderes: tenemos que ser más tajantes en nuestro apoyo a una solución política", dijo el ministro.

Westerwelle participó el miércoles por la noche en una cumbre a la que también asistió la secretaria de Estado de EE. UU., Hillary Clinton, así como los ministros de Exteriores de Italia, Francia y varios países árabes.

"Las sanciones que ya se han impuesto se convertirían, gracias a esa resolución, en parte del derecho internacional", detalló Westerwelle a los periodistas, entre ellos Efe.

El ministro alemán subrayó la importancia del papel de Rusia en el proceso y aseguró que "pese a la escasa satisfacción" que provoca la postura de Moscú "no se deben abandonar los esfuerzos" de convencerle a cambiar de actitud.

"Rusia debe entender que no se trata de reducir su influencia estratégica sino de salvar vidas humanas", insistió el ministro, "y el régimen de Bachar Al Asad debe entender que Rusia ya no mantendrá su mano protectora sobre Siria".

El ministro alemán añadió que en la reunión se ha acordado destinar otros 2,1 millones de euros a ayuda humanitaria para Siria, elevando así el total a 8 millones.

"Es fundamental evitar que el conflicto sirio se convierta en un incendio de gran escala que afecte a los países vecinos; el riesgo es especialmente grande en Líbano", concluyó Westerwelle.

El diario turco "Milliyet" publica hoy un comunicado de la reunión celebrada anoche que afirma que se ha acordado celebrar en Estambul los próximos día 15 y 16 de junio un encuentro con todos los representantes de la oposición siria y formar un Grupo de Coordinación para apoyarla.

Además, se confirmó que se convocará una tercera cumbre de los "Amigos de Siria" a principios de julio, esta vez en Francia.

Westerwelle también avanzó que los participantes de la reunión de anoche seguirán en contacto para definir el momento en el que pedirían al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una nueva resolución, basada en el capítulo 7, que contemplara medidas no militares contra Siria.