El presidente afgano dijo el jueves que 18 personas muertas en un ataque aéreo de la OTAN en el este de Afganistán eran civiles.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha dicho hasta ahora que no tiene registros de muertes de civiles por el ataque en la madrugada del miércoles en una casa en la provincia de Logar. Las tropas de la OTAN y afganas perseguían un líder local de los talibanes cuando la coalición internacional dice que se vieron bajo fuego y pidieron un ataque aéreo sobre la casa.

"Esto es inaceptable. No se puede tolerar", dijo el presidente Hamid Karzai sobre el ataque en Logar. Criticó a la OTAN por no ser capaz de proporcionar una explicación para las camionetas cargadas con cuerpos de mujeres y niños que los pobladores mostraron a periodistas.

La OTAN ha confirmado sólo la muerte de milicianos pero envió un grupo de inspectores a fin de investigar las acusaciones de que hubo civiles que murieron ya sea junto a insurgentes o en vez de ellos.

"La razón de que este equipo haya sido enviado allí es porque hay una discrepancia entre lo que nuestro reporte operacional indica y lo que las autoridades afganas sobre el terreno están diciendo que sucedió", dijo el mayor Martyn Crighton, un portavoz de la fuerza de la OTAN en Afganistán.

Los pobladores exhibieron el miércoles 18 cadáveres en la capital provincial, entre ellos cinco mujeres, siete niños y seis hombres. Los funcionarios afganos dijeron que algunos de los hombres muertos al parecer eran milicianos. dado que ningún funcionario gubernamental ha visitado el sitio del ataque, no estaba claro si podría haber más muertos.

El miércoles fue un día particularmente mortífero en Afganistán, ya que un trío de atacantes suicidas mataron a 22 personas en el concurrido mercado de la ciudad de Kandahar.

Karzai dijo en un comunicado que recortaba su viaje a China por los ataques en Logar y Kandahar. Se esperaba que regresara a Kabul el viernes, dijo Syamak Herawi, un portavoz de la presidencia.

La condena de Karzai al ataque y el tratamiento de la OTAN sirven como un recordatorio de la continua tensión entre Afganistán y sus aliados occidentales en momentos en que el secretario de Defensa de Estados Unidos Leon Panetta visita la región. Panetta dijo a los periodistas que está aprovechando el viaje — su cuarto a la zona de guerra — para hacer un balance de los progresos en la guerra y discutir planes para el retiro de las tropas.