La agencia de calificación crediticia Fitch rebajó hoy la nota de la deuda de España tres escalones, a BBB, con perspectiva negativa.

La rebaja se debe al probable elevado coste fiscal de la reestructuración y recapitalización del sector bancario, el aumento de la deuda pública española, la situación de recesión que vive el país, y su vulnerabilidad al contagio de la crisis en Grecia, indicó Fitch en un comunicado.